Opinión

No saben cómo esconder a Borrell

Federico Jiménez Losantos
El PSOE, aprovechando la supina ingenuidad –por no decir la congénita idiotez– de un área del PP que parece que todavía no se ha enterado de lo que pasó el 13-M, ha hecho todas las trampas habidas y por haber en el asunto de los debates. Como partido, como TVE, como televisión de partido y como partido del Ente: no hay cortina de humo, luz de gas o trilería barata que no haya utilizado para engañar a la opinión pública. Al final, sin embargo, hasta la confusión tiene sus límites y por algo dice el refrán que dos no riñen si uno no quiere. Eso es exactamente lo que ha sucedido: el PSOE no quiere que Borrell se enfrente a Mayor de ninguna manera, ni en Antena3, ni en la Primera de TVE ni siquiera en la lujosa clandestinidad sectaria de CNN+ . Después de engañarlo con el sorteo (habría que ver la moneda, seguro que era de dos caras), una vez que favoreció a Borrell en Tele 5 no quiere que pueda favorecer a Mayor Oreja en Antena 3. Y tal como ha ido evolucionando la campaña, cada vez Mayor se favorece más a sí mismo y Borrell se perjudica. Conclusión: hay que esconder a Borrell. Y, como siempre en el PSOE, desde Pablo Iglesias a ZP, para conseguir sus fines inmediatos vale absolutamente todo.
 
Caffarel ha demostrado hasta dónde está dispuesta a llegar para obedecer a sus amos políticos: hasta donde le manden. Ni siquiera en la bochornosa historia de las manipulaciones gubernamentales de TVE, que es como decir la historia de TVE, hay un episodio tan desvergonzado como el de anunciar un debate a dos sin conocimiento ni permiso de uno de los dos que deben debatir. Ayer, la Junta Electoral Central, en lo que debe de ser la primera cosa decente que hace en los últimos meses, prohibió a RTVE que emitiera esa publicidad engañosa que, sin embargo, ha servido para revelar una verdad: el PSOE ni quiere, ni puede, ni sabe cambiar de costumbres, o sea, de “talante” en el uso y abuso de los medios públicos. Toda estafa le parece autorizada, todo abuso rentable y toda tomadura de pelo a los ciudadanos bien empleada si es en su beneficio: si es a los que le votan, porque lo tragan todo; si es a los que no, para que se joroben. Me extrañaría mucho que el PSOE sacase a Borrell, ni siquiera para impedir que su imagen quede por los suelos y para los restos. No es tan mal candidato y, en todo caso, lo que puede perder y ganar no es mucho. Pero estos rubalcabas, por el poder, son capaces de todo. Bueno, eso ya lo vimos el 13-M. Ahora estamos en la prórroga.
 
A continuación