Opinión

¡Menudo futuro tiene la economía española!

Federico Jiménez Losantos
Es difícil encontrar en la luctuosa historia del socialismo español, donde los crímenes sólo son superados por los disparates, un momento de tan irresponsable e innecesaria estupidez como el actual. Que los líderes del PSOE jueguen a sindicalistas promoviendo una huelga general contra la II Guerra del Golfo es de aurora boreal. Pero que se disfrace de muecín sindicalista Jordi Sevilla, que podría ser ministro de Economía antes de un año si el PSOE gana las elecciones, es como para tentarse el bolsillo y salir corriendo. Decía Antonio Garrigues Walker que “si la gente supiera cómo son los consejos de ministros, se agolparía en los aeropuertos”. Con este PSOE piafante y abonado a la más rastrera demagogia, lo más probable es que se encontrara el aeropuerto en huelga, a cuenta de alguna guerra donde actúen los norteamericanos.

Cabe preguntar al responsable (es un decir) del área económica del PSOE si tras la huelga general contra una guerra en trance de conclusión que libran sesenta países entre los más libres y prósperos del mundo contra una larga dictadura genocida, promoverán otra huelga contra la guerra del Congo, que ha cosechado en sólo un fin de semana más víctimas que la guerra de Irak en un mes. O contra la guerra colonial de Francia en Costa de Marfil o en la República Centroafricana. Hay treinta y cuatro guerras en el mundo y, aunque los socialistas de todos los partidos y de todas las épocas han acreditado sobradamente que sólo les interesan los muertos que puedan rentabilizar para conquistar el poder o para mantenerlo, es probable que al terminar la de Irak y antes de amortizar los equipos de televisión desplazados al Golfo, salga otra guerra en televisión, con sus muertos civiles y sus arrabales incívicos. ¿Va a convocar el PSOE una huelga general contra cada guerra? ¿Va a rebautizar don Jordi el Ministerio de Economía y Hacienda, para denominarlo Comité de Movilizaciones y Paros contra la Guerra? Si Sevilla representa el futuro de la economía española en el caso de que el PSOE zapateril gane las elecciones y si el PP se empeña en dejárselas ganar, ¡menudo futuro nos espera!

A continuación