Marcelino sólo marca en propia meta

Federico Jiménez Losantos
Toda la inepcia, la idiocia y el sectarismo del PSOE en su variante asimétrica se resumen de forma insuperable en la última de Marcelino Iglesias: no sólo respalda la ecotasa de Baleares sino que medita públicamente su implantación en las estaciones de esquí de los Pirineos, ya que los aficionados al deporte blanco son los únicos turistas relativamente seguros que tiene Aragón. Pero ni el maravilloso Valle de Tena ni otras rutas como la del Sobrarbe o las apartadas joyas de un románico poco conocido y menos visitado han alcanzado todavía lo que pudiera llamarse una auténtica explotación turística. En el mismo Pirineo, la pequeña estación de Panticosa y el viejo y encantador Balneario han comenzado un ambicioso plan de modernización en manos privadas que tardará un par de años en terminarse. En otra media docena de lugares está haciendo un gran esfuerzo inversor Ibercaja y las propias instituciones públicas, como los ayuntamientos y la Diputación de Aragón, cuyo inquilino es el incomparable Marcelino. Bueno, pues aún no han terminado las fuerzas vivas baturras de gastar para atraer al turismo y ya quieren espantarlo. Ni aposta lo harían peor.

Se da la pavorosa circunstancia de que todo lo que Baleares ha conseguido desde hace tiempo: una infraestructura veterana, acreditada y envidiable, demanda de plazas todo el año, extraordinaria proyección internacional, amén de un clima estupendo, sol, mar, montes, valles y playas, no lo tiene Aragón en la mayor parte de su territorio, cuyo paradigma es la inmensa y desierta provincia de Teruel, cuyos tesoros y potenciales turísticos apenas se han desarrollado en Albarracín y por la proximidad de Valencia. Todo el resto, está por hacer. Sólo falta que le pongan pegas al posible turista para que se vaya a Soria o se quede en el Maestrazgo de Castellón. Pues en eso anda este héroe de los regadíos del Sobrarbe, cuyo talento se abonó al secano de los Monegros y no sale de la sequía.

Marcelino, el legendario ariete zaragocista, pasó a la historia futbolística por el gol a Rusia. Este Marcelino bis sólo es capaz de marcar goles en propia meta. ¡Y además juega todos los días!

A continuación