Los jueces progres montan su Guadalajara

Federico Jiménez Losantos
Hace mucho tiempo que los jueces españoles han perdido de vista la sensibilidad política y han archivado el sentido común. Hace demasiados años que nuestra judicatura vive en un clima malsano, mefítico, de invernadero, donde no entra el oxígeno ni circulan las ideas. Y no estamos lejos del día en que el descrédito de la Justicia, que es total, se traduzca en una verdadera rebelión ciudadana contra estos servidores públicos que parecen
incapaces de servir otras causas que las de su propia conveniencia. Pero pocas veces se ha mostrado de forma tan descarnada el desprecio por la opinión pública que en esta colecta pública para completar la totalidad del sueldo de los tres magistrados suspendidos por presunta prevaricación.

Están tan politizados los jueces, en especial la rama izquierdista o felipolanquista, que parecen querer imitar a sus patronos del PSOE en aquella inolvidable peregrinación a la cárcel de Guadalajara para
solidarizarse con los condenados por los crímenes del GAL. Y, como en aquel siniestro aquelarre de tinte mafioso, no faltará quien piense que el abrazo y los gimoteos de sus compañeros de carrera busca sobre todo que los jueces suspendidos denuncien comportamientos similares de otros jueces en otras salas y en otros juzgados. A la inconsciencia y la falta de sensibilidad social se añadiría en este caso la astucia calculadora de los "capos" de la
corrupción. Si así no lo es, desde luego, sus señorías parecen empeñados en que lo parezca. Y la presunción de inocencia ya no parece sostenible en el caso del "narco volador" tras la conversación de siete segundos que los tres jueces sostuvieron por teléfono con él.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  
A continuación