Hacia la reconstrucción de España: ha muerto un Estado, renace un Reino

Federico Jiménez Losantos

Desde el domingo pasado han pasado tantas cosas y tan graves en la política española que es preciso recordarlas con cierto orden para aquilatar sus consecuencias. Todo ha cambiado: incluso aquel "gobierno de gallinas presidido por un avestruz" al que me referí en mi último artículo ha mutado dentro de su condición gallinácea: en la noche del domingo 1 de octubre, el avestruz se exhibió ante la opinión pública como un auténtico pavo real. Repasemos la agenda de la semana más tremenda de la España moderna.

Domingo 1 de octubre

Rajoy se felicita por el fracaso de un referéndum, que según aseguró días antes en la Casa Blanca, no podría celebrarse porque no había censo, urnas ni papeletas. Montoro añadió que, además, no había presupuesto. El viernes anterior, el Ministerio del Interior había confiado a los Mozos de Escuadra el cumplimiento de la orden judicial para impedir el referéndum.

Como había anunciado Albert Rivera, único líder nacional que pidió la aplicación inmediata del artículo 155, los mozos de Trapero se pasaron al bando separatista, abandonaron a la Policía y la Guardia Civil ante hordas de matones golpistas que destrozaron tres vehículos y robaron sus armas. Previamente, la Policía fue humillada por el Gobierno, que la metió en un barco pintado con el monigote del Piolín y la alojó en lugares insalubres, la utilizó unas horas ante la deserción de los mozos, la retiró después y la dejó convertirse en símbolo de una supuesta represión brutal en la que habría apaleado ancianos y abusado sexualmente de mujeres, según dijo sin prueba alguna la alcaldesa de Barcelona.

La Vanguardia denunció –y Guardiola lo repitió con enorme eco internacional- que había roto uno a uno los dedos de una joven votante. En realidad, era una concejal de ERC y no tenía ningún dedo roto, pero ni La Vanguardia rectificó ni el Gobierno hizo siquiera un vídeo demostrando la manipulación de la mayoría de las imágenes de las cargas. La derrota diplomática de España fue total, abrumadora y absurda, fruto sólo de la pavorosa incompetencia política e informativa del Gobierno de Rajoy.

Los golpistas se exhibieron como víctimas de una eterna dictadura. El número de heridos por la brutalidad policial se cifró en un millar, luego en 800 por los medios golpistas, que incluyeron la Sexta, La Cuatro y TVE. Al final, sólo hubo cuatro, dos hospitalizados; uno de ellos, un anciano que sufrió un infarto y fue auxiliado por la policía. El Gobierno no respondió a la campaña de embustes de la Generalidad, Podemos y las televisiones del PP, ovacionadas por Putin y por la Izquierda y Extrema Derecha europeas. La sensación de derrota, injusticia, humillación e indefensión fue absoluta.

Lunes 2 de Octubre

El triunfo de los golpistas catalanes y la derrota del Gobierno que, como era de temer, no había preparado nada, y confió, como el 9-N de 2014, en quienes no debió hacerlo, las instituciones autonómicas, provocó una jornada de huelga general y violencia callejera en Cataluña. Nada hizo el Gobierno, sumergido en una pasmosa parálisis mientras se encrespaban los ánimos en todos los sectores sociales y las instituciones europeas, con la excepción de Francia, no se daban por enteradas de la gravedad para la UE del desafío separatista catalán, en buena parte por la abulia del Gobierno de Rajoy. Valls y Macron defendieron la soberanía española más que Rajoy.

Una noticia en el ámbito empresarial pasó casi inadvertida: Oryzon, empresa puntera de biotecnología, anunció que ante el terrible deterioro de la situación en Cataluña se trasladaba a Madrid. De inmediato subió en Bolsa.

Martes 3 de Octubre

El Rey dirige a las 21.00 horas un solemne mensaje televisivo a la nación -de formato idéntico al de su padre el 23-F de 1981- en el que denuncia la deslealtad inadmisible de las autoridades catalanas, la urgencia de que las autoridades legítimas hagan frente con todas las armas de la Ley a este desafío contra la democracia y asegura a todos los españoles, en especial a los que viven en Cataluña, que no están solos, y que la Corona se compromete a defender la unidad de España y el régimen constitucional. La reacción en los medios y en la mayoría de la opinión pública es de sorpresa y entusiasmo. Protestan airadamente Podemos y los separatistas.

La Huelga General, en realidad un lock-out de la Generalidad, había paralizado por completo Cataluña, sin intervención de CCOO y UGT. La CUP se adueña de la calle. Hubo asaltos a supermercados, como Caprabo. Los CDR –copiados de Cuba- empezaron a señalar a los vecinos opuestos a la Independencia. Cundió el pánico empresarial y Oryzon se convirtió en el modelo a seguir. Pero el mensaje del rey, con una contundencia y claridad absolutamente inesperadas, cambió por completo el horizonte político e institucional. Una generación descubre de pronto la utilidad de la Corona. Varias generaciones condenan la traición de la Iglesia Católica a España.

Miércoles 4 de Octubre

Se multiplica el efecto popular del mensaje del Rey. Actos de apoyo a la Policía y de afirmación nacional española. Alfonso Guerra, en una resonante entrevista en Onda Cero aplaude al Rey, censura a su partido por no apoyar a la policía, pide -como ya había hecho Felipe González- la aplicación inmediata del Artículo 155 y la intervención de las instituciones golpistas catalanas y ataca a los que viven mentalmente en la Dictadura. El sector susanista del PSOE se une a Ciudadanos contra el Golpe y rechaza la reprobación de la Vicepresidenta presentada por Margarita Robles sin más datos que las imágenes manipuladas de la Generalidad contra la policía.

De Guindos emite un mensaje de calma a los inversores, pero corre el rumor de una huida masiva de bancos y empresas de Cataluña ante la declaración de Independencia. Junqueras se reúne para evitarlo con Oliu y Fainé. Fracasa. Vuelve a intentarlo Puigdemont con Fainé. Nuevo fracaso. Empiezan a correr las listas de bancos y empresas que se van de Cataluña. La familia Lara (Planeta) se va con el Sabadell, del que es accionista, pero se queda con La Sexta y el grupo Godó, que acaudillan el Golpe en el conjunto de España, vía Podemos y en Cataluña, vía Juntos por el Sí, (Sr. Conde).

Jueves 5 de Octubre

La fundación FAES de José María Aznar hace público un largo comunicado en el que recuerda que hace cinco años Aznar anunció lo que ahora está pasando. Elogia el discurso del Rey, denuncia la pasividad del Gobierno y pide a Rajoy que, si se reconoce incapaz de hacer frente al Golpe de Estado, convoque elecciones, permita a los españoles elegir un nuevo Gobierno y se vaya. Airada reacción en Moncloa y Génova: "No es del PP", "que pida el voto para Albert Rivera". Esa misma noche, en un acto en la sede de La Razón, el diario más cercano a Rajoy, cuatrocientas personas puestas en pie tributan una larga ovación a Albert Rivera.

Rajoy, en un claro mensaje contra el Rey, Felipe, Guerra y Aznar, dice en autoentrevista a la Agencia EFE sólo él decidirá lo que "debe de (sic) hacer", "en el momento que le parezca oportuno". Para recordar su omnisciencia y olvidando que el del 1-O es el segundo referéndum que no se iba a celebrar -el primero fue el 9N de 2014- recuerda que él se opuso a los que le aconsejaban pedir el rescate de España. En realidad, hubo rescate de la mitad del sistema financiero, las Cajas de Ahorro; Irlanda se recuperó en un año tras ser rescatada; y España tardó tres años por el hachazo fiscal y disparó su deuda para mantener el gasto público. Pero mientras condena aquel rescate europeo, Rajoy improvisa el rescate financiero de Cataluña.

Viernes 6 de Octubre

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo (ex-miembro del partido nacionalista UDC, socio durante décadas del régimen pujolista del trespercent) pide perdón en TV3 por la actuación de la policía en la jornada del referéndum golpista. El portavoz del Gobierno, en la rueda de prensa tras el consejo de Ministros, se une a la petición de disculpas. El PP de Cataluña apoya a la Policía que, pide, indignada, la destitución de Millo.

Rajoy recibe a Rivera a petición del líder de Ciudadanos que le ruega, una vez más, que actúe e impida la proclamación de la República Catalana. Rajoy responde que no se dan las condiciones jurídicas para aplicar el 155.

Pese a que Luis de Guindos, ministro de Economía, aseguró tras el referéndum golpista que la situación económica era de total tranquilidad, el Gobierno promulga una nueva ley -bautizada Ley Caixabank- que permite sacar de Cataluña a cualquier empresa sin anunciarlo quince días antes a la Junta de Accionistas. Se anuncian ya una catarata de recursos contra la Ley.

Gas Natural Fenosa y Catalana de Occidente comunican su traslado a Madrid. También Freixenet y Codorníu si se declara la independencia. Tras el traslado de La Caixa a Palma de Mallorca y Caixabank a Alicante, Oriol Junqueras dice que no se han ido porque siguen en los Països Catalans. La CUP pide el boicot a los bancos (memes diciendo que se van al Santander). El bufete Cuatrecasas se declara en estado de emergencia para facilitar la huida legal de empresas catalanas y anuncia también su traslado a Madrid.

Mas declara en Suiza que Cataluña aún no está totalmente preparada para la independencia. La Fiscalía no pide prisión preventiva para Trapero, pero la Policía Municipal se lleva su coche cuando declaraba. El Gobierno insiste en pedir a Puigdemont que no proclame la República el lunes. Se aplaza al martes la prevista proclamación ante el Parlamento de Cataluña.

Sábado 7 de Octubre

Podemos intenta recuperar la iniciativa del bloque separatista con manifestaciones ante los ayuntamientos que les cedió el PSOE. En Madrid, separadas por menos de un kilómetro, se producen una gran manifestación con banderas españolas en Colón y otra con banderas blancas en Cibeles. En torno a cien mil manifestantes en Colón y diez mil en Cibeles. Pero los medios de internet, muy podemizados, equiparan las dos movilizaciones. Lo más importante es la movilización en Palma de Mallorca –unos 6.500 manifestantes- y ciudades catalanas como Mataró. Movilización general.

Se confirma el desmantelamiento del tejido industrial y financiero en Cataluña. Anuncia su marcha el Grupo Suez (Agbar) y se preparan para hacerlo cuatro que cotizan en el Ibex 35: Abertis(compañía de gestión de infraestructuras y autopistas de peaje), Cellnex(telecomunicaciones inalámbricas), Colonial y la farmacéutica (y pro-separatista) Grifols. De las que cotizan en el Mercado Continuo, han anunciado su marcha Applus (inspección, ensayos y certificación), Ercros (Cloro, Química Intermedia, Farmacia), FCC (medioambiente, agua, infraestructuras), Fersa (energía renovable y eléctrica), Fluidra (riego, tratamiento del agua, piscinas) Almirall (farmacéutica) Miquel i Costas (papel), Reig Jofre (farmacéutica) y Renta Corporación (inmobiliaria).

Pedro Sánchez respalda a Podemos diciendo que "aunque en Cataluña hayan perdido la razón hay que dialogar"; y también a Rajoy: "Si hay declaración de Independencia respaldaré la Constitución". O sea, que si renuncian por ahora a proclamar la Independencia, él renunciaría a defender la Constitución. Es el Plan Roures de independencia pactada.

Domingo 8 de Octubre

Decenas de miles, que algunos aventuran que serán cientos de miles de ciudadanos, venidos de Cataluña y de toda España se preparan para una gigantesca manifestación en Barcelona en defensa de la unidad nacional. Convoca Sociedad Civil Catalana, apoyada por Libres e Iguales y otras asociaciones constitucionales. Vargas Llosa será la figura internacional que leerá el discurso en defensa de la Nación y la Libertad. SCC impone que el anuncio sea en catalán "Prou! Recuperem el seny!" (como si lo hubiera habido alguna vez) y que con Vargas Llosa hablen en catalán Isabel Coixet, -que acaba de descubrir que a los de izquierdas los insultan como a los de derechas si no son nacionalistas- y José Borrell. Coixet renuncia a hablar.

El Gobierno, desbordado por las manifestaciones espontáneas y tras no mediatizar del todo a SCC, contraprograma la manifestación en Barcelona con una larga entrevista exclusiva, en formato alfombra, a Rajoy en El País. El presidente del Gobierno descalifica despectivamente a todos los partidos y medios que le piden que aplique, como es su obligación, la legalidad a los golpistas. Rajoy acepta, casi invita, a que se proclame la independencia: "El Gobierno va a impedir que cualquier declaración de independencia se plasme en algo". Repite infinitas veces, como un ventrílocuo a través de su muñeco, que él es el único que puede tomar las decisiones que considere oportunas sobre Cataluña y cuando lo crea conveniente. La frase más repetida, sin crítica ni acotación por parte del servil entrevistador, es "en su momento". Desolación total en medios constitucionales. Si el Gobierno de Rajoy no "está en el Golpe", evidentemente, en contra, lo está aún menos. Como el PSOE.

En resumen: España tiene un Rey y poco más

El avestruz Mariano Ensumomento se ha convertido en pavo real. Por desgracia, su desidia es la ideología común de casi todos los partidos, con el PSOE a la cabeza, que prefieren dejar que la situación se pudra para "cargarse de razón"… electoral. La entrevista del diario sorayocebrianita dibuja el mapa que predijimos hace dos semanas: un 2 de mayo en el que la Nación, abandonada por sus élites, debe defenderse por sí misma. La gran diferencia es que en vez del Rey Felón Fernando VII España tiene al rey Leal, Felipe VI. Por eso cabe decir que en la semana política más terrible y vertiginosa de nuestra historia moderna ha muerto un Estado, el de las Autonomías, pero ha nacido, o más bien renacido, un Reino, el de España.

A continuación