The Financial Times

¿Financied Liars or Liars Times?

Federico Jiménez Losantos
Un cierto papanatismo y el tradicional complejo de los españoles ante ciertos idiomas y ciertos países extranjeros nos lleva a asumir como normales todas las estupideces que se publican sobre nuestro país en francés o en inglés. Si en lugar de dedicar tanto tiempo y dinero a montar saraos internacionales la Derecha española se hubiera preocupado de crear medios capaces de informar sobre España en inglés e incluso en francés y alemán, seguramente habría resultado imposible que la campaña de mentiras sobre el Gobierno Aznar, los atentados del 11-M y la llegada al Poder de Zapatero se hayan convertido en verdad universal, más o menos como cuando se creía que la Tierra era plana. Mentira, pero universal.
 
Sucede que Polanco es la única fuente de información del mundo anglosajón y prácticamente de todo el mundo y así le va a nuestra Derecha y especialmente a Aznar, máximo responsable, con la fervorosa ayuda de Rato, del desastre informativo del centro derecha español. Un desastre que Mariano Rajoy no parece tener el menor interés en remediar. El Jefe de la Oposición ha sido capaz de votar a favor del envío de tropas a Afganistán ¡y hasta a Haití! para no labrarse una mala imagen en el extranjero, pese a suponer una burla para sus votantes españoles y un acto de sumisión al PSOE. Pero ya verán como entre todo el PP no son capaces de enviar ni una carta al Financial Times para poner en su sitio las últimas trolas, manipulaciones e imputaciones injuriosas que no sólo esa antiperiodista llamada Leslie Crawford, sierva del separatismo vasco y del socialismo español, sino el propio director del medio publican en su último número.
 
Ese director que miente sobre España, que cuenta exactamente al revés lo que sucedió el 11-M, que repite burdamente las mentiras del Grupo Prisa y que hace una glosa tan toscamente elogiosa sobre ZP que resulta involuntariamente cómica, se negó a publicar una carta reciente de nuestro presidente Alberto Recarte denunciando las mentiras sistemáticas de su corresponsal Leslie Crawford, porque así entiende la libertad de expresión en ese medio, tan mimado por Aznar y que tanto lo mimaba. Pero ahora, tal vez presionado por esa publicista del PNV y del PSOE, ha perpetrado una información sobre la llegada al Poder de ZP que, si no hubiera ciento noventa y dos muertos de por medio, nos daría muchísima risa. Pero los hay. Y maldita la gracia que nos hace. Si esa es la forma que tiene el grupo editor del FT de celebrar la llegada al poder de la Izquierda, lamentablemente no podemos secundarlo. Nos gustaría, pero que volvieran los conservadores al poder manipulando una atroz masacre terrorista en pleno centro de Londres nos parecería excesivo incluso para el país del Financial Times. Sin embargo, este piélago de mentiras internacionalmente aceptadas merece ya una actuación seria por parte del PP, incluyendo querellas criminales contra los que, como el Financial Times, los calumnian. Y va a tener, desde luego, la máxima atención por nuestra parte. Contaremos y contestaremos
A continuación