El "testamento vital" de Izquierda Unida

Federico Jiménez Losantos
Se explica maravillosamente Madrazo: su objetivo es impedir que Mayor Oreja sea lendakari. Se explica trabajosamente Alcaraz: nunca EB-IU sumará sus votos a los de EH para formar Gobierno. La dificultad de Alcaraz para dar credibilidad a sus declaraciones es que Madrazo hace su campaña contra el PP en particular y contra el "Pacto por las libertades y contra el terrorismo" en general. Ni siquiera el último asesinato de un dirigente del PP ha hecho cambiar mínimamente el estilo y los argumentos, la forma y el fondo del discurso político de EB-IU. Así las cosas, ¿a quién creer? Pues, evidentemente, a Madrazo.

Es inútil que Alcaraz intente moderar, matizar o disimular una estrategia política dependiente del PNV hasta en sus extremos más grotescos. Y entre lo siniestro de la campaña electoral de EB-IU destaca que el PCE se ha hipotecado de forma tan evidente como innecesaria en el proyecto personal de Madrazo, que el futuro de Izquierda Unida en toda España ha quedado comprometido hasta las últimas consecuencias. No se dicen de balde cosas como las de Anguita y Llamazares en la campaña electoral vasca. No se puede estar con quienes rechazan hasta dedicarle una calle a José Luis López de Lacalle, uno de los históricos del Partido y fundador de Comisiones Obreras. Y si se está, acaban pagándose las consecuencias. Tampoco se puede estar, como Madrazo, aplaudiendo junto al jefe etarra Josu Ternera a la payasa de EH que se negó a condenar el asesinato de Froilán Elespe. Y si se está, no puede caber duda de que Madrazo no tiene otra política que la que ha declarado: impedir que Mayor sea lendakari.

Tampoco de que Izquierda Unida ha firmado un "testamento vital" que le garantiza la eutanasia al primer catarro que pille. Y, por desgracia para Alcaraz y la parte decente que a estas alturas quede en IU, que será cada vez menos, lo de Madrazo no es constipado, sino cáncer.

A continuación