Opinión

El Partido SERcialista

Federico Jiménez Losantos
El grado de dependencia del PSOE con respecto a los medios de Polanco ha sido siempre muy grande, pero últimamente, con la "pax felipista" reinando dentro y el monopolio audiovisual aguardando fuera, está alcanzando niveles de toxicomanía política. Bastó que la SER –sin consultar al afectado, claro– difundiera que Fraga se había ido a cazar a Madrid mientras se producían los vertidos del "Prestige" en aguas gallegas para que el líder del PSdeG, Pérez Touriño, anunciase una moción de censura contra el anciano presidente; que, por cierto, a pesar de sus ochenta años recién cumplidos aplastó a Touriño en la última cita electoral y se alzó por cuarta vez con la mayoría absoluta.

No importa que Fraga haya calificado de "patrañas" y "regalo de cumpleaños" las informaciones o intoxicaciones de la SER: los socialistas gallegos, que son tan SERcialistas como en toda España, hasta el punto que se trata probablemente de su único signo auténticamente común por encima de elucubraciones "asimétricas", han decidido mantener la moción de censura contra Fraga por "dar la espalda a Galicia". Pomposa metáfora a medida del bulo radiofónico. Pero como no tienen la conciencia tranquila, como no están seguros del motor de su movimiento, como seguramente saben que el bombo de Don Jesús se ha pasado en su atronadora denuncia, han decidido que la presentarán cuando se haya terminado de limpiar el litoral gallego. Señal de que no consideran muy grave la catástrofe y que se podrá limpiar pronto el fuel-oil o, si creen que la limpieza tardará mucho tiempo, que han decidido aplazar ad calendas graecas la moción de censura.

Pero puesto que el Partido SERcialista depende tan angustiosamente de la dosis de denuncia que a diario le suministra la empresa de Polanco, y puesto que, por esa misma dependencia, no es capaz de discriminar la información del bulo y el chisme del hecho noticioso, sería más seguro y mucho más práctico que las próximas mociones de censura del PSOE las presente directamente la emisora de la SER en las respectivas autonomías, alcaldías y pedanías. Tiene tantos postes que podría presentar más de cuatrocientas a la vez, con la lógica conmoción del partido de su benefactor digital, José María Aznar, que se dispone a entregarle el próximo día 13 de diciembre el control presente y futuro del medio audiovisual. Pero para evitar traspiés y excesos de celo como el gallego, conviene que el propio Delkader garantice la seriedad de las denuncias y administre sabiamente la oportunidad de cada moción, conmoción o alharaca electoral.
A continuación