El Gobierno sigue confuso

Federico Jiménez Losantos
Decíamos la semana pasada que el Gobierno no deja de emitir signos harto confusos sobre la batalla legal contra el terrorismo de ETA que las nuevas circunstancias mundiales permiten plantear a escala internacional. Añadíamos que Rajoy transmite perplejidad donde Mayor sembraba certezas, y hoy debemos ratificarnos en esa impresión. Con un agravante: los confusos signos emitidos por el ministro del Interior en el Parlamento empiezan a producir desconfianza e incluso cierta alarma.

Porque no se puede decir en serio que el Gobierno va a hacer un “esfuerzo de imaginación” para luchar legalmente contra ETA o para ilegalizar sus pantallas legales de financiación. Creíamos que lo de “echarle imaginación” a la lucha contra ETA pertenecía únicamente al ámbito del PNV y de los diversos cebrianes, sebastianes, elkarris y madrazos que no saben cómo romper la Constitución para brindarle al terrorismo separatista la colaboración que le niegan a la democracia española. Se nota que Rajoy no estaba con los cinco sentidos en la trinchera de la lucha antiterrorista porque de otro modo no hubiera utilizado tan manida y malhadada expresión.

Por el contrario, lo que le pedimos al Gobierno en ese asunto es menos hablar y más hacer. Y si no puede hacer, mejor callar. Cuando haya hecho todos los ejercicios que la imaginación le permita y cuando, sobre todo, hayan dedicada tiempo y esfuerzo para proponer nuevas herramientas legales en la lucha antiterrorista, que las pacten con el PSOE, que nos las cuenten en el parlamento y que las saquen a pasear por las instituciones europeas y mundiales. Mientras tanto, le pediríamos al discreto ministro Rajoy el ejercicio de esa cualidad, que el Gobierno nos ahorre aspavientos dialécticos y que, si puede hacer, haga algo. Y si no puede, por lo menos que se calle. No hace falta dar a los malos motivos de tranquilidad e incluso de hilaridad. Por lo menos que piensen que al Gobierno se le podría estar ocurriendo algo. Uno de estos años podría suceder.

A continuación