Bueno, pero ¿y lo de Sestao, qué?

Federico Jiménez Losantos
Que Rodríguez Zapatero trate de hacer equilibrios entre los distintos grupos de tiburones del partido que rodean su frágil almadía es normal. Que se someta a los dictados de González y Cebrián, endureciendo su discurso político contra el Gobierno y el PP, es una forma de suicidarse, pero el suicidio es suyo. Que, después de haber dejado de pagar a los abogados de la llamada Banda de Interior, mande ahora mensajes a Barrionuevo y Corcuera, de júbilo o de condolencia, porque no está claro el sentido, pero mensajes al fin, guiños de complicidad con los que han sido absueltos pero tras confirmarse el saqueo de cientos de millones de dinero público, es del todo incoherente pero también se refiere a cosa juzgada. Allá él con sus expectativas de voto. Con los votos de PRISA difícilmente ganará las elecciones, pero es libre de comprar tiempo mientras se le pone cara de pavo en Navidad.

Ahora bien, que Zapatero reproche al PP politizar o no cumplir el Pacto Antiterrorista, mientras él expulsa de la dirección del PSE a Redondo Terreros (hace dos semanas) y expedienta a los concejales de Sestao por pactar con el PP y no con el PNV-EA e Izquierda Unida (hace dos días), es algo más que una incoherencia o una insensatez. Se trata de una calumnia contra el partido del Gobierno mientras él traiciona los acuerdos de defensa de la nación y la Constitución, en la forma y en el fondo. Cuando los nazis decidieron tomar Gdansk, titularon en sus periódicos “Polonia ataca a Alemania”. Si Zapatero depura al PSOE de los fieles al pacto con el PP y se echa en brazos del PNV para salvar su frágil liderazgo en el partido, es su responsabilidad, y como tal debe asumirla. Pero culpar al PP de lo que él está haciendo a escondidas es mucho peor que una indignidad: es felipismo puro. Y se supone que él venía a hacer algo distinto. No sólo a obedecer.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  
A continuación