Y la tesis, ¿pa cuándo?

Enrique Navarro

Por fin apareció, el mayor lanzamiento editorial del año; desde la saga de Harry Potter, nadie había hecho cola para leer el boom del otoño, la sugerente novela Innovaciones de la diplomacia económica española: Análisis del sector público (2000-12), de obligada lectura para los que quieran conocer la realidad de estos trascendentales años de la historia española. Sin duda la literatura económica tiene un antes y un después con esta publicación. Ya se me antoja que la visita a la Camilo José Cela será obligada para turistas como lo es la librería Lello en Oporto.

Además, tiene la virtud añadida de ser la primera tesis realizada bajo la fórmula de crownfunding. Para los no iniciados se trata de una lucrativa actividad económica que consiste en quitarle, de forma legal, un pedacito de dinero a cada uno para sacarse una pasta gansa, o de juntar pequeñas aportaciones a una obra colectiva.

Nunca se juntaron tantos para hacer una tesis y de tan alto nivel. Todos colaboraron para convertir al autor, no sólo en la sensación literaria de los últimos años, si no también en doctor.

Sin embargo, he de decir que la polémica que ha envuelto a la publicación de la nueva Riqueza de las Naciones, me parece irrelevante y además poco edificante. Y me explico.

No podíamos esperar del presidente una tesis de matrícula, que se la dieron porque no hay tesis sin apto cum laude. De una persona que decidió no ir a Oxford o a la universidad pública que tanto dice defender, sino a una privada que cuesta una pasta con un muy relevante índice de aprobados, lo que dice mucho en su favor, digo de la universidad; que tampoco se ha mostrado muy brillante en altura intelectual, nadie podía esperar algo más que esta novelita, repleta de cuadros y copias del leyes y documentos, que sinceramente no hubiera pasado en un riguroso examen de COU. Pero nos guste o no, el presidente es doctor cumpliendo con el procedimiento, y no hay caso darle más vueltas. Enjuiciemos al presidente por sus decisiones políticas, y dejemos esta manera de oposición barriobajera, que poco o nada aporta al bienestar del país.

En definitiva, que todo esto aireado por medios de toda condición, lo que huele a alguna mano negra, sólo tiene un objetivo: embarrar la vida política española. Que si ahora Rivera, que si Casado o el presidente. ¿Qué ganamos todos con esta distracción? De verdad si tuviéramos que decidir por el currículum titular de los candidatos votaría por Ortega y Gasset, que como político no fue muy brillante. Este complejo de deficientes curriculares que asola a nuestros políticos es preocupante. Suárez no tenía currículum ni Felipe, ni les hacía falta.

Pero la cara de un presidente hablando con un micrófono apagado mientras le tiraba de la chaqueta la vicepresidenta, y el lacrimógeno texto del doctor Sánchez en Facebook, de un estilo literario totalmente diferente a su obra cumbre, me huelen a que está muy tocado. No sé si aguantará el próximo escándalo.

Pero, ¿por qué se ha molestado tanto el presidente por este tema para amenazar con esa típica expresión de ¡Te vas a enterar!? Que normalmente viene seguida de un "Usted no sabe con quien está hablado", o de un bofetón. Hay que reconocer que son expresiones que no se corresponden con la acomodada infancia y juventud de Pedro Sánchez, no le pegan. Entonces, ¿por qué llama a mantener prietas las filas ante algo que sabia que iba a llegar?

La respuesta se llama primero de octubre. Hoy Pedro Sánchez está tocado, pero no hundido. Los que le adoraban como el inmaculado líder ya han visto demasiadas meteduras de pata, y la siguiente será cuando se lleven al dictador a La Almudena y se llene la Plaza de Oriente, con una nueva simbología fascista como en el pasado. Muchos de los que le encumbraron o soportaron estoicamente cómo se encumbraba están comenzando a perder la fe en el líder aspirante a premio Nobel de literatura.

Pero los secesionistas se encuentran ante un presidente debilitado, y van a querer meter la cuchara. Me consta que el primero de octubre, Torra va a dinamitar el diálogo y que romperá todos los puentes; ya sabe que todos sus compinches irán a la cárcel y el presidente del encarcelamiento será aquél al que votaron. Eso no se lo van a permitir las bases independentistas. El secesionismo, como Napoleón, prefiere perder en plena batalla en Waterloo para seguir teniendo caso los próximos doscientos años, que claudicar al diálogo estatutario.

Pero volviendo a la preocupación que se extiende por los círculos literarios y económicos. Para los que se preguntan pa´ cuando la tesis, la de verdad, desde el punto de vista intelectual quiero decir, será cuando el doctor Sánchez viva en su retiro dorado en el Consejo de Estado.

Así que para aquellos que se enamoraron del autor con su primera obra, no desesperen, en unos añitos conoceremos la verdadera tesis del doctor Sánchez, su obra más íntima, cuando tenga tiempo para investigar y demostrar al mundo académico, y público en general, su innegable capacidad. Ya se están barajando varios títulos. "Como ser presidente y no morir en el intento", "La verdadera historia del PSOE 2016-2019", "España Vertebrada, una nación de naciones, nacionalidades y regiones", "Una revisión personal a Ortega y Gasset". Sin duda, estamos expectantes ante lo que este este nuevo genio de la economía publique, que dejará a Schumpeter, Keynes o Friedman en mantillas. ¡Lo que hay que aguantar!

A continuación