'El País' y Cataluña

Información bastante incomprensible

Emilio Campmany

Este domingo, El País ha intentado cargarse el informe policial publicado por El Mundo y lo que ha hecho es confirmar su veracidad. Se supone que el objetivo del artículo era demostrar que el informe es falso. La cuestión es que, para los lectores –tanto de El País como de El Mundo–, lo relevante sería que fuera falso lo que cuenta, no que se hubiera falseado la autoría. En cuanto al contenido, lo único que han detectado es un error en un pelotazo inmobiliario, que en el informe se dice que fue de 800 millones de euros cuando en realidad fue de 800 millones de pesetas. Y, en cuanto a la autoría, sólo dicen que el informe carece de firma y que el jefe de la UDEF, la unidad supuestamente responsable del mismo, niega que lo elaborara, pero en todo momento se reconoce que fueron policías los que lo redactaron.

Podría ser que en El País creyeran que sólo son de fiar los informes firmados. Sin embargo, buena parte del artículo, dedicado a una reunión de fiscales con policías, se basa en un informe del SUP que el mismo redactor reconoce es tan anónimo como el que publicó El Mundo. Debe de ser que El País tiene la exclusiva de dar pábulo a informes sin firma. Tan poco seguros están de lo que dicen, que el periodista termina el artículo calificando estas prácticas (no se sabe si las de elaborar informes o las de publicarlos) de "presuntamente ilegales". Una práctica, por ejemplo un asesinato, no puede ser presuntamente ilegal. Es o no ilegal. La presunción queda para las personas.

Ahora, lo mejor es lo de la "información bastante incomprensible". Se escandaliza el periodista de que todo lo que escriben los policías acaba publicado, como ocurrió con lo de que la fundación del juez del caso Palau recibiera millonarias subvenciones de la Generalidad. El lector cree que inmediatamente la información será tachada de falsa, porque, si no lo fuera, sería natural que acabara siendo publicada. A fin de cuentas, el dato de que la fundación de un juez que investiga la corrupción de CiU reciba subvenciones del Gobierno de CiU tiene obvio interés para los lectores de cualquier periódico español, incluidos los de El País. Pues resulta que no, que la información debe de ser auténtica, porque vean cómo comenta el redactor que fuera publicada:

Con esta información bastante incomprensible [¿incomprensible para quién?], los policías querían sugerir que el juez protegía los intereses del Gobierno catalán como pago a la subvención recibida para esa fundación.

Un águila, el tío. Pero, vamos a ver, la subvención, ¿la recibió o no la recibió? El lector concluye que sí, que la recibió. Es posible que la información sea, como dice el periodista, "bastante incomprensible", pero es auténtica. Y corresponde al director del medio que la publicó, y no a El País, determinar si es relevante para sus lectores. 

A continuación