Metroscopia y El País

Encuestas vendo

Emilio Campmany

Una empresa dedicada a hacer encuestas que se llama Metroscopia ha hecho una para el diario El País. La misma refleja lo esperado, una fuerte caída del PP y una ligera recuperación del PSOE. El análisis del periódico es aceptablemente aséptico. Dice por ejemplo Fernando Garea: "Obviamente (…), el PP aspira (…) a que la reforma fiscal que entrará en vigor en 2015 le reconcilie con su base electoral de la clase media". Es difícil estar en desacuerdo con esta apreciación. Sin embargo, sorprende la que hacen José J. Toharia y José P. Ferrándiz, presidente y vicepresidente de Metroscopia. Dicen:

Con tanta información demoscópica como ahora existe, resulta inexplicable que los partidos propendan a escuchar casi únicamente a sus cuadros y militantes y apenas se esfuercen en oír la voz de quienes les votan. De ahí sin duda ese desafecto que todos lamentan, pero al que no ponen remedio. En el caso del PP, por ejemplo, sus votantes llevan ya años viéndolo, ideológicamente, más escorado a la derecha de lo que ellos mismos se consideran. Hasta ahora sin mayores consecuencias, pero quizá en el panorama actual, con un claro aleteo, en su seno, de una especie de tea party no precisamente sintonizado con el sentir del votante medio, esa discordancia puede empezar a pasar factura.

¿En qué país viven estos señores? ¿En el mismo que yo? Resulta que el PP está perdiendo respaldo porque es excesivamente de derechas. Rabiosamente de derechas debe de ser subir los impuestos más de lo que proponía IU. Y no debe de haber cosa más asquerosamente de derechas que excarcelar etarras. Según Toharia y Ferrándiz, el PP pierde fuelle electoral por el claro aleteo que en su seno hay de un tea party. Cursilerías aparte, ¿dónde está ese aleteo? No será en la reforma de la ley del aborto, que, a pesar de las promesas electorales, sigue vigente tal cual la soñó Zapatero. Las uniones de homosexuales siguen teniendo en España la calificación de matrimonio. A lo sumo, lo que hace ese supuesto tea party que aletea en el PP es quejarse de lo poco respetuoso que el Gobierno es, no con su inexistente programa, sino con el del PP, ése con el que ganó las elecciones.

De la misma manera que es seguro que el dependiente de unos grandes almacenes estará entusiasmado de lo bien que nos queda el traje que estamos dudando en comprar, los demóscopos tienden a deducir de la encuesta lo que ellos creen que el cliente quiere escuchar. Ahora, en este caso se han pasado un pelín de frenada. El problema del actual PP no es que deserten sus votantes prestados de la izquierda, que no digo yo que no haya algo de eso. El problema es que asquea a buena parte de los que lo han votado siempre. Y de ahí que parte de ellos digan hoy cuando les preguntan que engrosarán la abstención llegado el momento. Pero a lo mejor es verdad que la culpa del bajón del PP en las encuestas la tiene el aleteo del tea party. Doctores tiene la Iglesia.

A continuación