Crisis

El marqués sí que sabe

Emilio Campmany

Creemos que somos un país mucho más serio que Argentina porque estamos en Europa Occidental y ellos en Latinoamérica (nada de Hispanoamérica, aquí la responsabilidad para todos, como decía Agustín de Foxá). Y es que se supone que aquella zona del globo es un desastre que contrasta con nuestro sobrio saber hacer. Mentira cochina. Esta semana, nuestro presidente de Gobierno, esa persona seria y previsible con la que hemos sustituido al locatis de Zapatero, se ha ido a Las Rozas a visitar a la selección española de fútbol y como un peronista cualquiera, o un peronista de derechas cualquiera, si lo prefieren, ha puesto en la victoria de nuestra selección en la Eurocopa todas sus esperanzas para superar la crisis a base de que a los españoles nos dé un subidón de moral ver a Sergio Ramos y a Piqué levantar la copa al alimón.

Como si fuéramos argentinos, parece que lograremos que a los italianos les suba la prima de riesgo más que a nosotros, y que se jorobe Monti, que nos tiene ojeriza, si somos capaces de vencer al equipo de Pirlo. Como normales argentinos, esperamos vengar las humillaciones que nuestros pescadores sufren en la bahía de Algeciras a manos de las autoridades británicas de Gibraltar dándoles para el pelo en algún campo polaco o ucraniano a la selección inglesa. Y como corrientes argentinos, esperamos poner a Ángela Merkel en su sitio eliminando a Alemania en una semifinal de infarto, desempatando a penaltis, a ser posible. Y mientras, Rajoy se solaza pidiendo que nos priven de nuestra soberanía económica y fiscal y que nos metan en cintura de una vez, que él no puede. Para ese viaje, nos bastaba Zapatero.

No sé qué posibilidades reales tiene nuestra selección. Lo que sí sé es que, gane o pierda, la prima de riesgo seguirá impertérrita su curso hacia la intervención, que es lo que parece que están deseando los del PP para que venga la troika a imponernos las medidas que ellos, sabiendo que no hay más remedio que adoptar, no se atreven a tomar. Y da una inquietante sensación de falta de seriedad el que el presidente del Gobierno se vaya a ver a la selección española de fútbol a descargar sobre ellos la responsabilidad que él lleva meses rehuyendo a pesar de ser tan sólo suya. Menos mal que el marqués de Del Bosque es más sensato que el futuro duque de Rajoy y ha dicho, con cierta discreción y modestia, que no cree que ganar la Eurocopa sea la solución para España. Caray, que tenga que ser un ex futbolista y entrenador quien tenga que venir a decir algo tan obvio lo explica todo de nuestro país. Luego dicen que es un escándalo que el seleccionador gane más que el presidente del Gobierno. A mí me está pareciendo poca la diferencia.

A continuación