Las perlas taradas del Diplocat

Eduardo Goligorsky

El Diplocat, apéndice de la Generalitat de Cataluña que funciona al margen de la ley buscando lenguaraces extranjeros que se hagan eco de la campaña difamatoria contra España y se solidaricen con el proceso secesionista, creyó encontrar una perla en una de las muchas zonas marginales de la política que sus enviados suelen frecuentar con nuestros euros.

Sondeos infructuosos

"Espaldarazo al proceso en EEUU", anunció El Periódico (10/9), para informar a continuación de que, después de muchos sondeos infructuosos del Diplocat en el Departamento de Estado, por fin Dana Rohrabacher, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para Europa y Eurasia, había reconocido el derecho del pueblo de Cataluña a "decidir si quiere ser parte de España". El sedicente secretario de Exteriores de la Generalitat, Roger Albinyana, se retiró muy satisfecho tras haber pescado esta perla.

Resultó ser una perla tarada. Me dio la pista de la metedura de pata una carta de lector, escrita en catalán y firmada por Steven Weintraub (LV, 11/9). Traduzco:

Soy inglés y vivo en Catalunya, pero he residido gran parte de mi vida en Estados Unidos. El apoyo de Dana Rohrabacher a la consulta por la independencia perjudica más que ayuda. Rohrabacher es presidente de la comisión de Asuntos Europeos y es un republicano del Tea Party (extrema derecha). Sobre la posible secesión de Texas ha dicho:"Si todos votan, incluidos los negros, los estados tienen el derecho de separarse". Esto hizo correr ríos de tinta en EEUU. Es un conocido racista. No es el tipo de persona cuyo apoyo uno desea tener. No entiendo cómo la Generalitat ha ido a pedir la opinión de esta persona, muy cuestionada en EEUU. Así no se hacen las cosas, perjudica más que ayuda.

Vocación de enredador

Dana Rohrabacher tiene vocación de enredador. Cuando la Cámara de Representantes aprobó por 399 votos contra 19 la oferta de ayuda a Ucrania y la imposición de sanciones a Rusia por la anexión de Crimea, él fue uno de los 19 que se opusieron. El New York Times le dedicó un largo artículo con un título elocuente (28/3/2014), "El Kremlin encuentra un defensor en el Congreso":

Defender a Rusia en el Congreso a medida que aumenta la indignación por la agresión del Kremlin es una tarea solitaria. Pero el representante Dana Rohrabacher se enorgullece de levantar la voz en defensa del Kremlin.

Lo único que lo frustra -le confiesa al periodista- es que el Gobierno ruso no le hizo llegar ni una palabra de agradecimiento. Pero ello no impide que se deshaga en alabanzas al régimen de Putin, proclamando que en Rusia se han producido drásticas reformas que sus colegas del Congreso no reconocen; que hay manifestaciones en los parques; que las iglesias están llenas; que Rusia es muy distinta de como era bajo el comunismo, aunque hay mucha gente que todavía no se hace a la idea de que el comunismo ha caído.

Cuando el periodista le recuerda que las Pussy Riot fueron azotadas en público durante los Juegos de Invierno de Sochi, en el 2014, contesta que no cree que eso suceda con frecuencia. Ya en el terreno de las confidencias personales, cuenta que perdió un pulso que él y Putin disputaron, alcoholizados, cuando este era vicealcalde de San Petesburgo en los años 1990.

Queda demostrado, entonces, que uno de los temas que obsesionan al flamante valedor de la secesión catalana es la defensa de la política del Kremlin en lo que concierne a la anexión de Crimea. El otro tema que le quita el sueño es el reconocimiento de la independencia de Kosovo, hasta el punto de haberse convertido en el paladín de esta causa en todos los círculos de poder de Estados Unidos. Y finalmente Cataluña, para mayor gloria del Diplocat, que creyó haber pescado una perla, hasta que se destaparon sus antecedentes y resultó que se trata de un simpatizante de los estrafalarios separatistas tejanos, de un adulador del autócrata Vladimir Putin y de un lobbista de los insurgentes kosovares y sus ramificaciones islamistas. Y esta es sólo una síntesis de su historial. Quien lo lea completo en internet, incluidos sus choques con la justicia, alucinará. Una perla tarada.

Silencioso corte de manga

Es sintomático que mientras, por un lado, los gobernantes de los países civilizados y los responsables de los organismos europeos se abroquelan en sus despachos para no recibir a los emisarios del movimiento secesionista, por otro lado los personajes más impresentables de la escena política internacional gravitan por su propia iniciativa hacia el foco de la confabulación. Es el caso de Roberto Maroni.

"Una visita incómoda", dictaminó el gurú Enric Juliana (LV, 16/1/2014) el día en que Roberto Maroni llegó a Barcelona. En el preciso momento en que los líderes europeos acababan de responder con un silencioso corte de manga a la carta en que Artur Mas les comunicaba sus proyectos, le traía su solidaridad nada menos que Maroni, exministro de Interior de Italia, presidente de Lombardía y número dos de la Liga Norte. Se sellaba la alianza entre dos repúblicas nonatas: la padana y la catalana.

Mientras el nuevo secretario de la Liga Norte, Matteo Salvini, "poco refinado y de retórica incendiaria", mantiene los contactos con el Frente Nacional francés y abomina de la "ladrona" Italia y de Europa, Maroni se ocupa de apoyar a los movimientos secesionistas de Escocia y Cataluña, sin descuidar las relaciones con la xenófoba Plataforma per Catalunya.

Según informa Xavier Casals en El pueblo contra el Parlamento. El nuevo populismo en España, 1989-2013 (Pasado & Presente, 2013), Maroni se jactó de que una delegación juvenil de su formación participó en "la grandísima manifestación popular" de septiembre del 2012 en Barcelona. Y el 11 de septiembre del 2013 los parlamentarios de la Liga Norte, entre los que todavía se encontraba su fundador Umberto Bossi -más tarde destituido por corrupto-, se presentaron en las dos Cámaras luciendo camisetas con la bandera estelada, en solidaridad con la Vía Catalana.

Totalitarismo identitario

Maroni, que llegó invitado por la Cámara de Comercio de Italia en Barcelona para promocionar la Exposición Universal de Milán del 2015, tuvo la insolencia de opinar sobre temas de política interna del país que visitaba. Después de despotricar contra el euro dictó su clase magistral (LV, 17/1/2014):

Fiel al antieuropeísmo que caracteriza el ideario de su partido, Maroni hizo oídos sordos a los recientes rumores del mundo financiero sobre las repercusiones negativas de una Catalunya fuera de la UE, al asegurar que hay que marchar hacia una "Europa de las regiones" y que la Lombardía, uno de los motores económicos de la UE, "vería bien" una Catalunya independiente.

Al día siguiente, el presidente de Lombardía y adalid de la inexistente República Padana mantuvo una "reunión privada" con el presidente de la Generalitat y adalid de la inexistente República Catalana. El totalitarismo identitario los cría y ellos se juntan.

Un año más tarde, la estelada estuvo presente en el acto antieuropeo que se celebró en Roma (LV, 13/1/2015), donde

convergió una inquietante alianza entre la Liga Norte -principal organizadora del acto- y el grupo neofascista CasaPound. (…) entre el público se veía una pancarta con una foto de Benito Mussolini, brazo en alto y este texto: "Salvini, te esperaba".

La información del somatén mediático reitera lo ya sabido: Matteo Salvini es

el joven e impetuoso líder de la Liga Norte (…) el único partido relevante en Italia que simpatiza con el soberanismo catalán.

Mientras el fraudulento Diplocat tenga vedado el acceso a las instituciones representativas de las sociedades democráticas, deberá limitarse a pescar en las charcas del totalitarismo identitario donde sólo se cultivan perlas taradas: Rohrabacher, Salvini, Maroni y, tal vez mañana, por afinidad, Nicolás Maduro y Vladimir Putin.

A continuación