¿Sánchez e Iceta contra el separatismo?