Presos por Presupuestos

EDITORIAL

Arnaldo Otegi ha anunciado su apoyo a los Presupuestos del Gobierno del socialista Pedro Sánchez y la comunista Yolanda Díaz, que se tramitan en estos momentos en las Cortes Generales. El portavoz de Bildu ha confirmado así que los cinco diputados de su grupo pondrán a disposición de Sánchez y Díaz sus votos para solventar tan crucial votación parlamentaria. Pero el etarra no solo expresó su respaldo al Ejecutivo, sino que dejó entrever que las negociaciones de los social-comunistas con ERC están también a punto de fructificar.

Además de con proetarras y esquerristas, el Gobierno espera contar también con los seis diputados del PNV, votos subastados por los hijos de Sabin a un precio de salida exorbitante: y es que la sobrefinanciación que recibe el Gobierno de Vitoria gracias al pufo vasco (Mikel Buesa dixit) parece no ser ya suficiente para la banda de Urkullu y Ortuzar.

El pacto con Bildu tiene una segunda lectura que va mucho más allá de las cuestiones presupuestarias. A nadie se le escapa que el precio de los batasunos para votar las cuentas de Sánchez es la excarcelación de los más de 200 etarras que serán trasladados próximamente a prisiones del País Vasco. El Gobierno ya ha dado el primer paso transfiriendo las competencias penitenciarias, lo que allana el camino para que progresivamente se dicten continuas rebajas en el cumplimiento de las penas, hasta llegar a la excarcelación total.

Sánchez ha logrado el apoyo de los proetarras, gracias a lo cual la segunda parte de la legislatura queda firmemente encarrilada. Para el Gobierno, hubiera sido trágico adelantar las elecciones por falta de acuerdo para los Presupuestos, como ya ocurriera en 2019. Pero el socialista que gobierna con comunistas ha demostrado tener aún menos escrúpulos que entonces y va a sacar adelante unas cuentas validadas por el brazo político de la ETA a cambio de poner en la calle a 200 criminales. No hay infamia que no se permita este indeseable.

A continuación