Podemos y otros "logros" de Rajoy

EDITORIAL

El video realizado por el programa La Tuerka, en el que se compara al Partido Popular con la banda terrorista ETA, es la última muestra de la falta de escrúpulos morales del grupo de universitarios de ultraizquierda, que amenaza con llegar al poder en España a poco que los dos grandes partidos, y especialmente el PP, se lo sigan poniendo tan fácil como hasta ahora.

Las imágenes elaboradas por el equipo artístico del líder de Podemos insultan al partido político que más víctimas del terrorismo tiene entre sus filas y frivolizan con la imagen de una banda de asesinos responsable de 850 asesinatos y miles de heridos. Si a Iglesias y sus compinches les ofende sinceramente que se les acuse de connivencias ideológicas con el entorno etarra, lo primero que deben evitar es este tipo de astracanadas infames que relativizan el dolor de las víctimas del terrorismo para insultar a un rival político.

Ahora bien, es significativo que la única reacción de fuste a esta producción basurienta del submundo de Podemos provenga de José Antonio Ortera Lara, sin duda la persona que ejemplifica en más alto grado el sacrificio, la dignidad y el valor de las víctimas de la barbarie etarra y que, precisamente por ello, ya no está en el Partido Popular. Ortega Lara, hoy miembro de VOX, denuncia en su respuesta acertadamente "la perversión moral" de los autores del video y cuestiona que vayan a "regenerar el sistema democrático" tal y como se presentan ante los votantes con el resultado favorable que todas las encuestas les vaticinan.

Las dos circunstancias, el probable éxito electoral de Podemos y la presencia de Ortega Lara en otro partido distinto del PP, reflejan las consecuencias de las decisiones de Rajoy al frente del principal partido de España y, desde finales de 2011, también de su Gobierno. El seguidismo de la política antiterrorista de Zapatero, con el escándalo consiguiente de las víctimas del terrorismo y el rechazo de la sociedad española, la depauperación de la clase media, asfixiada a impuestos para evitar los recortes del gasto político y, sobre todo, la ciénaga de corrupción de la política española, en la que el PP aparece como uno de los partidos más afectados, están sirviendo en bandeja un triunfo a la izquierda más radical que, en otras circunstancias, no pasaría de ser una fuerza testimonial. Esas son las verdaderas razones del ascenso de Podemos y no la telegenia de Iglesias y el triunvirato que le acompaña, virtudes que sin duda atesoraban también hace años sin que despertaran el menor interés en nuestra sociedad.

Rajoy se está jugando la posibilidad de pasar a la historia como el gobernante de la derecha que sirvió en bandeja el triunfo a la versión más lamentable y tercemundista de la izquierda europea, porque las decisiones políticas tienen consecuencias, pero también la ausencia de ellas, como estamos comprobando con horror los españoles que queremos un país próspero, una democracia limpia y una nación en paz.

A continuación