Nueva fechoría de Tezanos

EDITORIAL

La encuesta que publicará este martes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) responderá a los intereses electorales del PSOE en este turbulento arranque de campaña. Tan es así que los dirigentes socialistas no disimulan su alegría por unos datos que han conocido (ilegalmente) antes de que se hagan públicos, en otro ultraje a la neutralidad de los organismos oficiales perpetrado por el descalificable José Félix Tezanos, indigno director de una institución que ha dejado de serlo para convertirse en una vergonzosa maquinaria de agitprop al servicio de Pedro Sánchez.

Justo cuando las encuestadoras privadas le auguran un notable retroceso electoral, va el socialista Tezanos y regala al socialista Sánchez un sondeo pagado por el estafado y manipulado contribuyente que sostiene todo lo contrario. Las demás, insistimos, dicen que el PSOE va a obtener un resultado peor que el del pasado 28 de abril. La profanación de la tumba de Franco y la violencia desatada en Cataluña por los separatistas habrían trastocado los rastreros cálculos electorales del farsante doctor Sánchez, que incluso podría ver comprometido su futuro político a poco que el 10-N le dé lo que sin duda se merece.

Las encuestas consignan también una fuerte subida de Vox, en buena medida debido, precisamente, a su posición en los dos asuntos que están hundiendo al PSOE. El partido de Abascal llegaría según algunos sondeos a los 40 diputados y se convertiría en la tercera fuerza política del país, a costa de un Ciudadanos que parece sufrirá también un duro correctivo por parte del electorado.

¿Acabará remontando Sánchez? ¿Errejón será verdaderamente la sorpresa o se convertirá en poco menos que una excrecencia de Podemos? ¿Será Casado el inesperado gran beneficiario del adelanto electoral? El escenario parece bastante abierto, y ni siquiera es descartable, como sí parecía hace sólo unos meses, que las fuerzas del centro-derecha constitucionalista sumen los escaños suficientes para disputar el poder a la izquierda. Este parece el principal temor de Sánchez y el motivo de que el lacayo al que ha empotrado en el CIS perpetre fechorías como la que va a hacer pública este martes.

A continuación