Los Presupuestos de la vergüenza descalifican definitivamente al doctor Sánchez y a su cómplice Iglesias

EDITORIAL

Como venimos explicando en Libre Mercado, las cuentas públicas pergeñadas por Pedro Sánchez y su socio comunista Pablo Iglesias para el año próximo llevan implícito un brutal incremento del gasto. Desde un punto de vista meramente técnico, estos Presupuestos son garantía de un aumento espectacular del déficit público y de una nueva recesión, que caerá a plomo sobre las espaldas de la exánime clase media.

Además de tener consecuencias catastróficas para pymes y autónomos, estos Presupuestos están viciados de origen, han sido elaborados de forma ilegal al no haber sido aprobados en el Parlamento la desviación de déficit propuesta por el Gobierno y el techo de gasto.

Pero lo peor es que los frentepopulistas Sánchez e Iglesias van a cometer la felonía incalificable de negociarlos con los cabecillas del golpe de Estado que está perpetrando el separatismo supremacista catalán. No otro objetivo tiene la ominosa reunión que va a mantener este viernes el acaudalado comunista Pablo Iglesias con el fanático golpista preso Oriol Junqueras.

Sin vergüenza, el Gobierno trata de desmarcarse de esta iniciativa de su socio, pero por supuesto nadie le concede el menor crédito. Tampoco en esto. Ningún Gobierno puede degradarse tanto como para mendigar el apoyo de unos indeseables acusados nada menos que de atentar contra el orden constitucional. Pero el descalificable doctor Sánchez es capaz de cualquier bajeza con tal de seguir donde desde luego los votantes no han tenido la menor intención de ponerlo.

Sánchez se está revelando una auténtica calamidad. No tiene la menor legitimidad moral para seguir gobernando. El daño que está haciendo al Estado y a la Nación es inmenso.

A continuación