La vacuna de Pfizer vs. la tremenda incompetencia del Gobierno

EDITORIAL

La compañía Pfizer ha anunciado que su vacuna contra el covid-19 es eficaz en más de un 90% de los casos, tras el éxito del primer análisis intermedio de su ensayo de fase 3. Se trata de un anuncio de extraordinaria importancia, que permite vislumbrar el fin de la pandemia y la vuelta a la normalidad.

Aunque el hallazgo de la multinacional farmacéutica tiene que superar aún los últimos tramos del proceso previo a la comercialización, es indudable que estamos ante una futura vacuna con unas perspectivas de eficacia adecuadas. La UE ya ha anunciado la firma de un acuerdo con Pfizer para adquirir hasta 300 millones de dosis, cantidad suficiente para dotar de un escudo de inmunidad colectiva a los ciudadanos de la Unión.

Este éxito de la investigación farmacéutica solo puede surgir en contextos donde existe libertad económica, el gran pilar sobre el que descansan las sociedades más prósperas del planeta. Aunque los fanáticos izquierdistas que nos gobiernan pretenden predicar que la solución a la pandemia está en aplicar políticas marxistas y fortalecer más aún el sector público, la realidad es exactamente la contraria, como por desgracia sabemos de sobra en España.

La incompetencia y falta de previsión del Gobierno social-comunista ha llevado a la tumba a decenas de miles de españoles. Lo privado, en cambio, ha permitido llevar a cabo unas investigaciones enormemente costosas hasta que se ha encontrado la solución.

Pero este hallazgo científico no es solo un hecho relevante en términos sanitarios. Con una vacuna en ciernes, resulta aún más grotesco y desproporcionado seguir dando cheques en blanco al Gobierno social-comunista, como pretende Pedro Sánchez, para que mantenga durante meses el estado de alarma y decrete confinamientos generalizados. Muy al contrario, ahora es más oportuno que nunca extender el modelo de gestión de la Comunidad de Madrid, para afrontar como es debido las cuestiones sanitarias y económicas a la espera de una solución que, afortunadamente, hoy parece mucho más cercana.

A continuación