Gregorio Ordóñez y la degeneración del PSOE aliado de Bildu

EDITORIAL

La comparecencia en los juzgados de San Sebastián del que fuera jefe de la banda terrorista ETA Mikel Albisu Iriarte, alias Mikel Antza, acusado de ordenar el asesinato del teniente de alcalde donostiarra Gregorio Ordóñez, nos ha brindado la oportunidad de viajar al pasado para recordar la claridad, la valentía y el coraje de aquel político popular –en los dos sentidos de la palabra– a la hora de denunciar el totalitarismo de ETA y de su brazo político, Herri Batasuna. Pero también ha permitido constatar el grado de abyección del PSOE de esta hora, que se alía con Bildu, orgulloso heredero de la ilegalizada Batasuna. Y es que muchos de los bildutarras con los que ha pactado Pedro Sánchez han aplaudido y vitoreado este martes al sanguinario criminal a su llegada a los juzgados, dejando en evidencia, una vez más, lo que son y lo inmoral que es la campaña de blanqueamiento del PSOE para justificar sus pactos.

La noticia de que Bildu está barajando la inclusión de David Pla, último jefe de ETA, en su Ejecutiva muestra una vez más los vasos comunicantes entre los que asesinaban y los que justificaban y hasta aplaudían los asesinatos. Eso, por no recordar que fueron los propios encapuchados de ETA los que, a raíz de los buenos resultados de Bildu en las elecciones de 2011, perpetraron un comunicado en el que decían haber "ganado la batalla de la ilegalización".

En cuanto a la degeneración del PSOE, hay que recordar que ya en 2005 Pilar Ruiz Albisu –madre del socialista asesinado por ETA Joseba Pagazaurtundúa– escribió al entonces secretario general del PSE, Patxi López: "Cerrarás los ojos y dirás y harás muchas cosas que me helaran la sangre". Desde entonces, López, ha hecho y dicho cosas que, ciertamente, deberían helar la sangre a cualquier persona bien nacida. Sin embargo, pocas declaraciones tan repugnantes como las que hizo hace escasos días, en las que no sólo justificaba el pacto con Bildu sino que dejaba claro que prefería al partido proetarra antes que al PP. Y es que, para Lopez como para Sánchez, los de Bildu están "dando pasos", mientras que "la derecha se mimetiza con Vox, hace una oposición indecente y se niega a todo".

Dado que los "pasos" de Bildu siguen siendo vitorear y aplaudir a asesinos como Mikel Antza, y que Vox es un partido constitucionalista entre cuyos miembros figuran víctimas de ETA tan encomiables como José Antonio Ortega Lara o el propio Santiago Abascal, cabe hacerse una idea de los escrúpulos de López y Sánchez a la hora de hacer y decir cosas indecentes, por mucho que hielen la sangre a las víctimas del terrorismo, empezando por las de socialistas como Joseba Pagaza.

A continuación