Otegi en TVE

EDITORIAL

Ya sea gratis et amore, ya sea como pago adelantado a los proetarras por su beneplácito a las investiduras de María Chivite como presidenta de Navarra y de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, la decisión de RTVE de conceder una entrevista en horario de máxima audiencia al histórico capo del brazo político de ETA Arnaldo Otegi constituye un ultraje a la memoria, a la dignidad y a la justicia debida a las víctimas del terrorismo. Como el resto de los bildutarras, el secuestrador Arnaldo Otegi jamás ha condenado los crímenes de ETA, tampoco los que tuvieron por víctimas a destacados compañeros de partido de Sánchez y Chivite.

Si ya es reprobable que un medio de comunicación privado brinde un altavoz a los proetarras, aún más repugnante es que lo haga uno estatal que se financia con el dinero de los contribuyentes y con no menos coactivas mordidas a medios de titularidad privada. Así las cosas, se entiende perfectamente que muchas víctimas del terrorismo –como las representadas por Dignidad y Justicia– hayan respondido a esta humillación con un plantón al hipócrita homenaje que el Congreso de los Diputados les va a brindar este mismo jueves. Y es que, si no fuera porque Pedro Sánchez es el máximo responsable de este ultraje en forma de entrevista, el mayor homenaje que podrían recibir las víctimas del terrorismo de la ETA de Otegi sería la destitución fulminante de la biempagada Rosa María Mateo, comisaría política del PSOE que funge de administradora única de RTVE.

Sólo partidos constitucionalistas como PP, Ciudadanos y Vox han reprobado debidamente esta forma de blanquear a Bildu, con la que en su día ETA presumió de haber "ganado la batalla de la ilegalización". El silencio del PSOE es tan elocuente como el de la extrema izquierda podemarra y el de los golpistas catalanes, es decir, de quienes instalaron a Sánchez en la Moncloa, con quienes Sánchez no tendría el menor problema en volver a pactar.

"Todas las formaciones políticas que tienen escaños son legales y son legítimas", dijo sin vergüenza hace unos días la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. Y ahora van los lacayos de Sánchez en RTVE y practican una entrevista al secuestrador Arnaldo Otegi. Qué evidente y qué infame es todo este grotesco espectáculo blanqueador. Cosas que nos helarán la sangre, que diría la matriarca de los Pagaza.

A continuación