Colau, palmera del separatismo

EDITORIAL

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, acudirá hoy a la manifestación convocada por las organizaciones separatistas con motivo del Día de Cataluña. Su responsabilidad institucional como alcaldesa de todos los barceloneses, también de los que no quieren romper España y abandonar la Unión Europea, debería haberle llevado a representar un papel más neutral, pero cuando se trata de atacar a España o cercenar las libertades civiles, los podemitas pierden todo sentido de la mesura.

Para que no queden dudas de su voluntad a favor de la independencia de Cataluña, la alcaldesa de Podemos ha firmado un artículo periodístico, publicado la víspera de la manifestación, en el que recurre a todos los tópicos vergonzantes de la izquierda antisistema para tratar de hacer pasar su claro objetivo de acabar con la unidad de España como el ejercicio de un exquisito derecho democrático.

Todos los argumentos de Colau para defender la identidad de Podemos con los separatistas son una falacia que se desmonta por sí sola, puesto que el intento de acabar con la unidad de España y la igualdad de los ciudadanos es, además de un ataque frontal a la Constitución y una vulneración de nuestro actual ordenamiento jurídico, un golpe totalitario que nada tiene que ver con la democracia.

Ejercer la democracia significa respetar el Estado de Derecho, el imperio de la ley y las sentencias de los tribunales, exactamente todo lo que rechazan los separatistas para poder privar así de sus derechos a más de la mitad de la población. La franquicia de Podemos en Cataluña, como ocurre con la del País Vasco, está claramente al lado de los que quieren provocar el mayor caos conocido en un país avanzado con el llamado derecho a decidir, eufemismo con el que pretenden disfrazar su proyecto rupturista.

La alcaldesa de Barcelona, con el apoyo implícito de la organización morada a escala nacional, es un nuevo ejemplo de que el objetivo político de Podemos pasa por la destrucción de España de la mano de los separatistas. Después de la imagen de Colau manifestándose con ellos, queda aún más claro cuál es el verdadero proyecto de la formación ultraizquierdista, a pesar de la demagogia populista con la que pretenden engañar a sus votantes en el resto de nuestro país.

A continuación