10-N: una inesperada oportunidad