Al que le aburra el Atlético de Simeone puede ponerse una serie

David Vinuesa

Lo mismo a alguien le sorprende lo que le voy a decir, pero no debería ser así. Lo voy a decir escribiendo 'bajito'. Allá voy. Separo incluso las palabras. Nadie    te     obliga    a    ver    los    partidos   del    Atlético de Madrid    de    Simeone. De verdad os lo digo. No os estoy mintiendo. Si durante la disputa de los partidos del conjunto rojiblanco quieres hacer otra cosa nadie llamará a tu puerta y te dirá "oye, nos informan de que no estás viendo al Atlético del Cholo". Así que, tranquilas y tranquilos, si no os gusta el fútbol del Atlético de Simeone podéis hacer vida normal. ¡Sois libres!

Se hace complicado tener que explicar esto en pleno año 2021, era maravillosa del cine y de las series de entretenimiento, pero todo lo que surge tras las victorias del Atlético de Madrid hace indicar que hay gente sufriendo una agonía viendo, por ejemplo, partidos como el de ayer en el Metropolitano. 2-0 frente al Sevilla, partido muy sólido del conjunto de Simeone, tres puntos más y un liderato apoyado en cuatro puntos de ventaja sobre el Real Madrid. Todo ello con dos partidos menos que el equipo de Zidane. Marcó Correa, Saúl sentenció y poco más. Triunfo muy complicado ante un equipazo y lo de siempre, "partido a partido".

El resumen del encuentro es sencillo y ni mucho menos hiriente, sin embargo, hay personas ofendidas por este Atlético de Madrid. Aficionados rivales sobre todo y ojo, periodistas. Ayer se escuchó de todo. Los hubo que dijeron que la afición del Atlético está contenta con su equipo y con Simeone porque gana. ¡OH MY GOD! Están locos estos colchoneros. Se atreven a ser felices porque su equipo gana. Inconcebible, como diría el personaje de Wallace Shawn en la película 'La Princesa Prometida'. ¿Qué será lo siguiente? ¿Se atreverán los atléticos a querer a Simeone por llevar 9 años poniendo al club en lo más alto? Puede que lo hagan, porque están locos.

Pese a todo, puedo llegar a entender que algún periodista lo pase mal porque su trabajo le obligue a ver los partidos del Atlético cuando no tiene ni un ápice de simpatía por este equipo. Si por tu cabeza solo pasa un estilo de juego y todo lo demás es basura puedo llegar a entender esos 90 minutos de agonía, pero ojo, te pagan por ello. Tampoco estás quitando nieve en la calle. Cero dramas, hombre. Además, el problema quizá no sea el Atlético sino una visión extremista del fútbol. O juegan como me gusta o me aburro. Pues sorpresa, los equipos juegan para ganar, el fútbol tiene muchos estilos y Simeone está ganando partidos desde hace nueve años y títulos desde Bucarest. Es lo que hay. Ojo, otro consejo. Conozco gente que solo ve los partidos de su equipo y luego critica el fútbol de otros sin ni siquiera saber qué ha pasado. Hablen con ellos y así se libran de ver los partidos del Cholo. De nada.

Más allá de todo el revuelo mediático formado alrededor del partido y sin entrar tampoco en las quejas de Lopetegui, siempre posteriores al partido y con la derrota en la mano, el Atlético sigue muy tranquilo en su FIAT Panda. Los rojiblancos recuerdan al Atlético de 2014 que podía jugar muy bien, bien, regular, mal o muy mal, pero tenía pegada y su defensa era un muro. Traducción: ganaba partidos en todos los registros. En su día fueron Godín, Miranda, Gabi, Raúl García, Diego Costa, Tiago, Filipe o Juanfran. Ahora están Giménez, Savic, Hermoso, Koke, Carrasco, Correa, Llorente, Suárez... el mismo ADN.

Diferentes jugadores, dibujo alternativo en la pizarra y soldados que se han unido a la batalla o se van uniendo. Por ejemplo Lemar. Es posible que en la próxima Semana Santa se pongan películas sobre la resurrección de Lemar. Lo mismo pasa con Saúl cuyo gol en el día de ayer vale más que asegurar tres puntos. Ese tanto puede levantar a un soldado del barro y eso vale más que una simple victoria. ¿Y Joao Félix? Uno más. Así de simple. Será importante, no me cabe duda, pero si quiere serlo rápidamente que mire a Correa que, siempre criticado, defiende y ataca como una carraca que no para de molestar. Por eso jugó ayer el argentino. Joao lo sabe. Joao no es ciego. Si quiere jugar sabe que tiene que llevar el pincel debajo del mono de trabajo. ¡Al barro Joao! Te esperan.

PD: para el que se aburra con los partidos del Atlético le recomiendo '30 monedas' de Álex de la Iglesia. Un par de capítulos de una hora, disfrutas como un enano y cuando acaben miras cómo ha quedado el Atleti. Capítulo a capítulo.

A continuación