No hay defensa para defender al Atlético de Madrid

David Vinuesa

A mí me enseñaron de pequeño que en deporte, cuando pierdes, debe ser porque te han ganado. Tú haz bien tu trabajo y si al final te ganan porque el rival es mejor o porque has tenido un mal día, das la mano, te retiras de la pista o del campo y vuelves en otro momento clamando venganza. Si has jugado un gran partido y te clavan dos goles por la escuadra... Si un jugador regatea a medio equipo y marca... Si tú firmas un partido notable, pero el otro se marca un choque de matrícula de honor... Eso es que te ganen, no que pierdas tú. Pues bien, los rojiblancos optaron por lo segundo en el derbi y por esa razón no hay defensa para defender al Atlético de Madrid.

Algo pasa en el Atlético. Algo muy serio. Algo que debe controlar el que manda, que es Simeone, y justo después los protagonistas de esto, que son los jugadores. ¿Cómo es posible que un equipo campeón en una de las ligas más importantes del mundo lleve más de 20 partidos sin tener una defensa decente? Y digo defensa incluyendo a centrales, portero, laterales, centrocampistas y delanteros, pero claro, a Cunha no le voy a pedir que corrija el error de cinco defensores que dejan solo a Benzema en el 1-0. A él no se lo voy a pedir. Se lo tengo que exigir a Simeone, que los dirige, y a esos cinco zagueros que, partido a partido e independientemente de los nombres en el once, se comen con patatas cada balón lateral que cruza su área.

El Atlético, que sigue afectado también por el mal rendimiento de Koke, patinó ayer sobre hielo sin ningún tipo de protección y claro, cada golpe contra el suelo hizo que la moral del equipo se hundiese. Me voy a los datos y alucino. ¡El Real Madrid tiró 3 veces a portería! En su casa, ante su gente, siendo primeros y con un equipo en racha, el equipo de Ancelotti solo tiró tres veces a portería. Le bastó con eso. Ni siquiera fue un Real Madrid arrollador. No se vio al mejor Vinicius. Tampoco duró más de 45 minutos Benzema. Asensio no fue un puñal por su banda. No, simplemente aprovecharon los regalos que el Atlético de Madrid, en bandeja de plata y con violines, le puso sobre la mesa. Courtois tuvo más trabajo que Oblak, sin embargo, a Thibaut le protegían antiaéreos como Militao o Alaba y al Atlético una defensa con escudos de papel maché.

Viendo esta defensa, miro a los jugadores y miro a Simeone. Hay que señalar y exigir a las dos partes. ¿Qué pasa ahí dentro? Estos chicos no son tan pésimos defendiendo como su rendimiento dice. ¿Por qué pienso esto? Porque hace bien poco, menos de un año concretamente, estos chicos ganaron una Liga como la española. Eso no se hace con suerte sino con calidad y trabajo. Entonces, repito, ¿qué está pasando con la defensa? ¿Qué pasa con los centros laterales? Se lo pregunto a Simeone y se lo pregunto a los jugadores. Quizá haya que pegar un golpe sobre la mesa. Quizá haya que golpear la pizarra dentro del vestuario y decirse cuatro cosas a la cara. Y si alguien no coge el mensaje, que tendría delito, si hay seis días para entrenar, que sean seis días de todo el equipo despejando centros laterales. Lunes, centros laterales. Martes, centros laterales. Miércoles, sorpresa, más centros laterales. Jueves, calentamos y centros laterales. Y así hasta el día del partido. Si ese día funciona, entrenamiento normal. Si no lo hace, centros laterales.

Da rabia ver así al Atlético de Madrid, sobre todo porque atacando hace mucho daño y en muchas fases de los encuentros, incluyendo el de ayer en el Bernabéu, es el conjunto rojiblanco el que genera más peligro y el que manda más sobre el rectángulo de juego. El problema está en que este Atlético de Simeone no puede dar miedo porque vive aterrorizado cuando tiene que correr hacia atrás. Esa famosa teoría de la manta, que si te tapas por arriba se te quedan fríos los pies y viceversa, tiene al Atlético congelado. Además, esta manta tiene más agujeros que un rallador de queso y así no se puede competir. Da igual la táctica, la técnica o la robótica. Da igual si es Simeone el que entrena o si es una fusión entre Klopp, Tuchel y Guardiola. Si un equipo grande no tiene una defensa sólida, los títulos se esfuman. Y si no, que se lo pregunten a Klopp cuando el año pasado con Mané, Salah y Firmino en ataque perdió todos los títulos porque no tenía centrales sanos que les protegiesen en defensa.

La realidad del Atlético es la que es y como equipo grande debe soportar palos, memes y burlas. Con personalidad. Nada de hincar la rodilla. Nada de decir en diciembre que la Liga ya está perdida aunque esté muy difícil. Nada de mensajes como "no voy a ver más a mi equipo" o "si el Real Madrid pierde esta Liga sería un fracaso histórico". El Atlético no debe caer en esas trampas ni en esos intentos de presión de guardería. Si te va mal, a tragar y a seguir. Si te toca el Bayern en Champions, mala suerte y a trabajar. Los rojiblancos y Simeone deben centrarse en lo suyo y exigirse desde dentro. El Cholo, por h o por b, debe recuperar su solidez defensiva. Por h o por b Cholo, sin excusas. Y el que no valga para defender en un equipo campeón, que lo haga en otro equipo el año que viene. Que te ganen Atleti, que te ganen. No que les dejes ganar.

A continuación