Soluciones para una limpieza rápida de las calles tras el paso de Filomena

Daniel Portero

Aunque llevamos unos días inusuales y difíciles en un Madrid completamente cubierto de nieve, creo que es importante pensar que no podemos estar demasiados días bloqueados. El esfuerzo tanto de la Comunidad como de los ayuntamientos para socorrer a los ciudadanos y facilitar el acceso a los núcleos esenciales de nuestra región está siendo sobrehumano y hay que agradecérselo a todos los trabajadores y responsables. Más que nunca, debemos dar gracias al Ejército y al 112, así como a todos los voluntarios y ciudadanos que han ayudado a quitar la nieve o el hielo de zonas de tránsito.

La recogida de basuras, el abastecimiento de pequeños comercios en calles estrechas, el tránsito por esas mismas calles, la vuelta al colegio, etc., son desafíos que van a generar muchos problemas si no se toman medidas de calado en los próximos días.

Las arterias más importantes de la capital se están limpiando poco a poco, pero las calles más pequeñas tienen problemas de acceso para la maquinaria porque con frecuencia hay coches aparcados a ambos lados y las labores de retirada podrían dañar a los vehículos.

Es importante tener en cuenta que existen máquinas excavadoras de pequeño tamaño que son más estrechas y pueden ayudar a retirar la nieve en calles secundarias o incluso en los patios de los colegios, por los que desde hace meses se accede a los centros escolares como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Una solución interesante podría ser utilizar las baldeadoras de calles y los camiones de limpieza de los ayuntamientos, que habitualmente limpian con agua regenerada procedente de las depuradoras de aguas residuales. Sin embargo, en vez de utilizar agua de la salida de los tratamientos terciarios, se utilizaría agua caliente. ¿De dónde se podría obtener ésta? Las depuradoras con sistema de digestión anaerobia son auténticas fábricas generadoras de calor y electricidad. Son instalaciones que generan mucho calor que se aprovecha en el calentamiento de la línea de fango hasta la deshidratación del mismo para el abono del campo. En las instalaciones del circuito de digestión anaerobia se utilizan intercambiadores de calor con circuitos de agua caliente a 37 grados generados en calderas o motogeneradores que se alimentan del biogás generado en el tratamiento secundario. Este agua caliente de los intercambiadores suele ser agua industrial y podría incluso conectarse con las conducciones de agua regenerada, si están conectadas las redes de tubería de la red industrial con la red de agua regenerada.

Las depuradoras cercanas a los municipios son lugares donde se pueden llenar los camiones cisterna con agua caliente. En el tránsito desde la depuradora al municipio se pueden perder 3 o 4º de temperatura, pero ello no supone un problema de cara a la capacidad de derretir el hielo con un agua con temperatura superior a los 30º. El Canal de Isabel II y las demás empresas que gestionan el ciclo integral del agua de otras zonas de España podrían hacer su mayor aportación al medioambiente con esta solución. Otra posibilidad sería aprovechar  el calor generado en los motogeneradores de los vertederos de residuos sólidos urbanos, como el de Valdemingómez, pues también generan agua caliente de forma natural con el biogás de la descomposición de los residuos. Servirían para llenar las cubas con agua caliente que derrita la nieve. Es importante señalar que es mejor no usar sal para derretir hielo de forma exagerada. La sal se puede usar de forma comedida pero no abusiva, ya que es muy contaminante en los cursos fluviales.

No perdemos nada por hacer unas pruebas en nuestra región, cuanto antes. Para que las baldeadoras pudieran avanzar por las calles estrechas se podría contar con excavadoras mini. Hay un parque de maquinaria importante que se podría movilizar con las principales constructoras en Madrid y el resto de las comunidades afectadas por el temporal Filomena.


Daniel Portero de la Torre, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y diputado del PP en la Asamblea de Madrid.

A continuación