Un récord de leyenda y otro camino de serlo

Daniel Blanco

Tenemos un récord palpable y otro camino de ser de leyenda. Uno, es el registro que Leo Messi batió el sábado y que le hace estar por encima del récord de Telmo Zarra. 253 goles en Liga, una auténtica barbaridad para tener 27 años. Un récord batido en el segundo gol que hace, no en el primero puesto que quedaba la duda de un tanto marcado en 2012 en Mallorca y que al final no fue de él sino de Alexis. Messi hizo un hat-trick el sábado, con el primero empató el récord, con el segundo lo batió y dejó el registro en 253 con el tercer gol.

Pero que los árboles no impidan ver el bosque del estado general de Leo Messi. Evidente que ya no es el que era, siendo extraordinario el jugador. Extraordinario en todos los sentidos porque a partir de una zona del campo te resuelve. Otra cosa es pensar a largo plazo que una buena oferta por el argentino en los años en los que el nivel ya no va a ser sublime, es factible pensársela. De hecho el Barcelona se la pensará. Sólo por el hecho de que un equipo sin Leo empieza a ser posible, sólo con ver las posibilidades que brinda cada uno de los demás jugadores. Está bien Neymar, está solvente Rakitic, Jordi Alba. Está sorprendentemente bien, casi perfecto Mathieu. Está excelente Luis Suarez. Será cuestión de probar. Simplemente.

Otro record es el del Madrid. Este no se ha batido todavía pero tiene pinta de ser memorable. Son dos récords en el fondo. Uno, el del equipo y los goles. 46 ya en 12 jornadas a un nivel de llegar a cien en la jornada 26 ó 27. Una barbaridad. Otro es el de Cristiano Ronaldo, 20 goles en 11 partidos, porque no jugó en Anoeta. Hay bastantes jugadores que lograron el trofeo Pichichi con menos goles. El portugués los lleva ya en un tercio de la competición.

El equipo solventó en Eibar con un 0-4 su partido y Ancelotti no pudo salir más contento. Puso en el campo donde a lo mejor más iba a sufrir por la poca amplitud, el equipo de jugones. No le importó al mister hacerlo dejando claro que el Madrid tiene un once titular que es el que salió en Ipurua el sábado. Todo lo de detrás son suplentes que aportarán, y mucho, a lo largo del año. Pero los titulares son los que jugaron el sábado. No nos liemos.

Volviendo a lo del récord de goles da la sensación que el equipo no está pensando en eso. De hecho son récords que no puedes batir si pensaras exclusivamente en batirlos. Salen los partidos de esta manera y hay menos presión. Otra cosa es el de Cristiano. Conociendo a la persona y al jugador da la impresión de que quiere más siempre. No es posible marcar en diez jornadas consecutivas sin proponértelo como Leo Messi hizo en 2012 marcando en 19 consecutivas.

Por cierto, en esta jornada se acabó de desmontar el Sevilla o al menos dio una pobre impresión. No es competidor de título. Lo podría ser en época de Juande Ramos, incluso de Manolo Jiménez, pero con Emery no. De ninguna manera. Mejor situado está el Valencia pero tampoco para ganar el título tras la derrota en el derbi ante el Levante. El Atlético sigue vivo y de qué manera ganando a un Málaga rocoso pero al que le faltó algo de actitud en la primera parte. Parece una Liga de tres. Lógico. Las mejores plantillas tienen que dominar

A continuación