El Real Madrid hace los deberes

Daniel Blanco

Disputará esta noche la primera semifinal del Mundial de clubes y lo hará con el trabajo en la Liga bien hecho. Sabiendo que en febrero y marzo le espera, ante el Schalke 04, una eliminatoria asequible en Champions. El Real Madrid está tranquilo, se siente fuerte y lo demuestra con autoridad en el torneo casero. Esta jornada, además, se ha visto agasajado con dos regalitos que le han hecho, insospechadamente, sus dos enemigos. El Barcelona con su empate en Getafe y el Atlético con su derrota en el Calderón ante el Villarreal.

Seguramente a los rivales se les eche el mundo encima cuando ven los 55 goles del cuadro de Ancelotti en 15 jornadas y las 25 dianas de Cristiano Ronaldo. Tienen que seguir compitiendo porque es evidente que la Liga aún no está decidida, ni siquiera se puede decir que la pinta es blanca por completo porque esto es muy largo, pero sí se puede decir que los de la Castellana tienen muy bien encarado el campeonato.

Es verdad que seguro que a los blancos les encantaría seguir jugando en el torneo local, pero tienen que hacer el parón obligado para este torneo en el que están para ganar porque si no, sería una decepción dura. Pero echarán de menos la Liga hasta el 4 de enero, día en que juegan en Mestalla una de las salidas más complejas de aquí a mayo. Ese día, habrá dos rivales esperando un tropiezo pero como al conjunto de Ancelotti se le ocurra ganar en territorio valenciano, la Liga podría empezar a tener ese tinte de color blanco.

El Real Madrid gana de varias formas. Hay días que golea sin piedad, hay otros en el que es más cerebral y gana sufriendo, existen esos días en los que la victoria es convincente sin más, los hay en los que juega regular y gana, y desde el viernes hay un nuevo tipo de partidos. Esos en los que no juegas bien, no tienes sensaciones buenas en gran parte del encuentro, te ves acorralado, pero ganas 1-4. Esa es la forma en la que el Madrid saca esos partidos que desesperan a los rivales. Está claro que si no tienes el día y hay goleada, eres muy favorito a ganar el título. Y los blancos lo son.

La desesperación para Barcelona y Atlético llega en dosis más grandes cuando ellos mismos ayudan a su rival acérrimo. Y esta jornada lo han hecho. Uno, tropezando en Getafe sin jugar muy allá. Los otros perdiendo, 19 meses después, un partido en el Calderón, irreductible hasta ahora. La liga está en estos momentos en cuatro puntos sobre uno y siete sobre el otro.

Juega el Madrid con la tranquilidad de saber que se ha ido de visita a Marruecos y volverá siendo líder, porque nadie le quitará ese puesto el 4 de enero. Sabe el Madrid que está en buen momento y eso los equipos lo notan. Son conscientes. Tanto que la moral sigue creciendo hasta límites insospechados.

A continuación