Xavi tiene trabajo

Dani Blanco

Allí estaba él, de repente, vestido de calle, elegante, lejos del mundanal ruido del césped, aunque inmerso en una turbulencia que le va a hacer estar sereno los próximos meses. Allí estaba Xavi, de entrenador, de máximo cabecilla de un equipo que lo está pasando mal este año y que va a tener que cambiar muchas cosas para que el rumbo se enderece.

Comenzó la era Hernández en el Barça y lo hizo con victoria pero no lo hizo con un juego brillante. Es más, lo hizo con dudas, con espacios largos de tiempo en los que el equipo no se conecta y con carencias que le van a hacer trabajar duro al de Terrasa. El fútbol, por lo que sea, no es limpio en el equipo azulgrana, el juego se enmaraña una y otra vez, el Barça no crea ocasiones y, lo que es más peligroso, recibe muchas cada partido.

El Espanyol, el sábado, le perdonó la vida pero el Benfica este martes es posible que no. Ahí se juega el equipo su futuro este año y a medio plazo porque el dinero de la fase de octavos de final es completamente vital para el cuadro blaugrana. En Liga hay tiempo, tanto como 24 jornadas para que esto se arregle, pero en Europa la final es mañana ante un equipo lisboeta que ha marcado diez goles en los últimos dos partidos en Portugal.

No sería justo del todo concluir que nada bueno se vio en el primer partido de Xavi. Pero lo que se vio es poco para lo que se espera. Sí es verdad que la presión fue más dura, más arriba para arrinconar al rival y que no saliera a gusto. Es verdad que los extremos tienen más participación porque el entrenador lo provoca, creé en ese estilo de juego y eso es bueno para la fluidez del balón, pero lo tendrá que trabajar el técnico porque no se vio demasiado.

Es verdad que hay cosas buenas. Salió bien la apuesta por Abde en la segunda parte, no tan bien la de Ilias en la primera. Gavi dio muestras de lo que es ya, un pelotero inmenso que, con 17 años, tendrá que mejorar cosas, solo faltaba, pero que ya está hecho para esto. No se irá del equipo, no volverá al filial y eso es mucho decir. Sin olvidar a Nico, un excelente futbolista con menos halagos que Gavi pero que trabaja por el equipo y se nota en el campo. De estos futbolistas que caen de pie, al lado de Busquets, espejo inmejorable para mejorar y el chico ha cuajado en el club. Otro que hará carrera.

A continuación