Checos en libertad condicionada

Carlos Alberto Montaner
Fidel Castro logró parcialmente los objetivos que se había propuesto. Los dos ilustres prisioneros checos, ambos demócratas por convicción y por sus vidas dedicadas a la lucha por la libertad, firmaron una declaración por la que reconocieron que habían violado las leyes cubanas, matizaron que había sido por desconocimiento, admitieron que Cuba, como país independiente, tenía derecho a dictar la legislación que mejor le pareciera, y pidieron disculpas. Tras esa ceremonia de humillación, fueron excarcelados y se les permitió viajar a Praga.

¿Qué es todo esto? Muy sencillo: una (otra) versión light de los juicios de Moscú, del caso Padilla y de todos los tristemente célebres “procesos” habidos en las sociedades totalitarias del siglo XX, en los que los acusados aceptan la autoría de delitos inventados, proclaman la justicia del sistema y le agradecen al Estado su magnánimo comportamiento. Lo asombroso es la fidelidad con que estas dictaduras se apegan al guión escrito por Stalin en los años treinta.

Es interesante que estos “procesos”, lejos de beneficiar a las dictaduras, a medio plazo acaban por perjudicar a quienes los imponen. Los checos, una vez libres, si se lo proponen, pueden desmentir todo lo que se vieron obligados a decir, y la credibilidad de ellos siempre será infinitamente mayor que la de un gobierno tan desacreditado como el de Castro.

Si esto se ha comprobado un centenar de veces, ¿por qué las dictaduras totalitarias insisten en cometer el mismo error? En este caso, porque Castro quería escarmentar a los demócratas del extranjero que muestran su solidaridad con los cubanos. Se proponía demostrarle a la estructura de poder que quien manda en esa isla es él, y que allí se hace sólo lo que él ordena, y quería, otra vez, mandar la señal al mundo de que Cuba seguiría siendo el último bastión del estalinismo sean cuales sean las presiones o el signo de los tiempos. La repugnante ceremonia de autoinculpación, sencillamente, formaba parte de su estrategia de comunicación.
A continuación