En apoyo de los padres bilingües de Balaguer

Antonio Robles

El pasado 7 de septiembre asistimos en Balaguer (Lérida) a una de las manifestaciones más ruines de acoso contra dos niños y sus padres, por haberse atrevido a pedir enseñanza bilingüe. Nada que no fuera legal, nada que no fuera posible, nada que perjudicase los derechos de otros.

A quienes aún se dejen enredar por las mentiras del catalanismo les informo de que la sentencia del TC 337/1994, corroborada por la del estatuto de 2010, sienta que en Cataluña catalán y castellano son lenguas vehiculares y ninguna puede ser exclusiva ni excluyente. Pues bien, aun así, ahí sigue el racismo cultural de la inmersión únicamente en catalán. Varias sentencias judiciales del Tribunal Supremo (TS) y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) han instado a que se imparta la educación en los dos idiomas, pero ni el Gobierno de la Generalidad las ha cumplido ni los diferentes Gobiernos del Estado las han hecho cumplir. Hasta que el TSJC ha obligado al Departamento de Enseñanza de la Generalidad a impartir el 25% de la actividad docente en castellano, amparándose en la Ley Wert. Una ley, como saben, que resume la cobardía del PP en esa mísera cuota.

Ni ese insignificante 25% han aceptado los caciques del nacionalcatalanismo. Esta democrática revolución de la sonrisa con la que se enmascara el racismo cultural del catalanismo convocó, a través de la asociación de padres del colegio público Gaspar de Portolà y con el apoyo de CDC, Unió, ERC, la CUP y el PSC, un escrache contra los padres rodeando el mismísimo colegio, y en defensa de l’escola catalana. Ya saben, "Per un país de tots, l’escola en català". Cataluña es una nación de sofismas, y este es uno de los más conseguidos.

Tanto quejarse del bullying en el entorno escolar, y los propios padres y políticos catalanistas lo organizan con la complicidad de los medios y la dirección de la escuela. Sus datos salieron a la luz, el acoso se extendió a las redes sociales y, sin pudor alguno, los partidos implicados lo dejaron por escrito. Su pequeño negocio familiar sufrió las consecuencias y sus criaturas quedaron marcadas.

El acorralamiento nacionalista, finalmente, logró amedrentar a la familia. Cuatro días después renunciaron a lo que los tribunales le habían reconocido (al 25% de horas docentes en español, el 75% restantes seguían siendo sólo en catalán). Quien quiera palpar el drama de esta familia puede entrar en este link.

Ante el vacío social soportado en soledad por esta familia, la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña (AEB) ha convocado una jornada de apoyo y desagravio en la Plaza del Ayuntamiento de Balaguer, a las 12 de la mañana del próximo domingo, 11 de octubre, donde se leerá la Declaración de Balaguer. En ella, según me ha transmitido su presidenta, Ana Losada, darán "apoyo público a la familia que sufrió y sufre acoso social en esta población, además de ponerla en contacto con otras familias que han pedido como ella enseñanza bilingüe para sus hijos. Nuestro objetivo es denunciar cómo, desde el Departament d'Ensenyament, se permiten y se alientan actuaciones encaminadas a no hacer posible el cumplimiento de las sentencias dictaminadas por el TSJC ". La hora de los valientes.

P. D.: La próxima semana UPyD presentará en el Congreso de los Diputados una "proposición de ley orgánica sobre la oficialidad del castellano como lengua común española" de carácter urgente. Con ella aprobada, serían imposibles abusos como éste. Vigilen qué partidos la rechazan y quienes la apoyan. Con nuestro voto podemos acabar con la cobardía de unos y el despotismo de otros. Además de desenmascararlos.

A continuación