La inmoralidad del voto útil

Amando de Miguel

El líder del PP ha pedido a los eventuales votantes de Ciudadanos y sobre todo de Vox que se atengan al principio pragmático del "voto útil" y se decidan por la papeleta de los populares. De esa forma se podría conseguir un auténtico Gobierno de la derecha. La solicitud, que se repite como una letanía, me parece profundamente inmoral, estratégicamente errónea y políticamente interesada. Veamos cada uno de los tres puntos.

Por cierto, para revestir su discurso petitorio, Pablo Casado se ha lanzado a una pirueta literaria. Esto ha asegurado: "Como dice el ingenioso hidalgo en el Quijote, ladran, luego cabalgamos". Pues bien, en el Quijote no se recoge tal octosílabo, que pertenece a un romance anónimo. Seguramente Pablo Casado ha hecho un máster con tanta premura que le ha faltado tiempo para algunas lecturas básicas. Lo mismo podría haber dicho: "Mientras otros cabalgan, nosotros ladramos".

Vamos a cuentas. La petición del "voto útil" la repiten tanto los edecanes de Casado que por fuerza habrá que suponer que se halla muy pensada. La juzgo profundamente inmoral porque el voto debe ser siempre auténtico y personal, con convicción. En algún caso particular cabe justificar que el votante, en uso de su libertad, se incline por la lista "menos mala", pero es una conducta que no debe aconsejar ningún partido. Resulta petulante el argumento de un líder político de que son "votos perdidos" los que no sirven para conseguir un diputado en la provincia correspondiente. En el fondo late la sospecha de que su partido va a obtener menos sufragios de los esperados o los merecidos. Hipotéticamente podría ser que el PP obtuviera menos votos que Ciudadanos o que Vox. En cuyo caso perdería todo el sentido el argumento del "voto útil" para un PP pragmático. De modo especial en un partido de la derecha, hay que esperar que sus candidatos pidan un voto en conciencia.

Digo, además, que la solicitud del "voto útil" resulta estratégicamente errónea. En el pronóstico electoral conviene anticipar no solo la cantidad de sufragios que va a recibir cada partido sino la tendencia respecto a las pasadas elecciones o lo que se sabe por las encuestas. El PP de muchas provincias puede conseguir el primer lugar en el cómputo de votos, pero en otras se quedará en segundo o tercer lugar o incluso al final del recuento. En el conjunto nacional se dibuja una trayectoria más o menos estable en el más optimista de los supuestos para los populares. Ciudadanos superará al PP en algunas provincias, en otras quedará a la par o por debajo. En el caso de Vox la tendencia es más clara: va a pasar de no tener representación parlamentaria a conseguir un buen trozo del censo votante. Es decir, psicológicamente se asegura un salto cualitativo, un llamativo éxito. Se beneficia de que, ante la novedad, no pocos votantes cavilen que "estos de Vox parecen diferentes". Tal expansión se debe en buena medida al trasvase de votos del PP a Vox. Cabría argumentar que muchos de tales movimientos se deben a que una parte de los antiguos votantes del PP lo ven ahora degradado por los casos de corrupción y en consecuencia deciden votar a Vox. Paradójicamente, la solicitud del "voto útil" por parte del PP acelerará el trasvase de votos a Vox y en parte también a Ciudadanos.

Por fin, la apelación al "voto útil" me parece políticamente interesada, por no decir hipócrita. Se enuncia desde el punto de vista de los que mandan o van a mandar. Es decir, lo que les interesa es acopiar el mayor número de votos para escalar la pirámide del poder. No les preocupa tanto las razones o motivos de los votantes. En el caso de los seguidores de Vox su primacía es que los diputados de su partido se sienten en los escaños de las Cortes Españolas y hagan oír sus propuestas, asaz novedosas. En el supuesto extremo se contentarían con que hubiera un solo diputado o senador de Vox. Les preocupa menos quién vaya a gobernar.

En resumen, la apelación del PP al "voto útil" es un disparo que puede salir por la culata. Por lo menos se puede concluir que, para los que la proponen, no es una estrategia tan inteligente como parece a primera vista.

A continuación