Víctimas, Europa y Autonomías

Agapito Maestre

Los asesinaron por ser españoles. Pero pocas veces el Parlamento español les ha rendido un homenaje. Por fortuna, esta moción de censura ha posibilitado un sentido recuerdo a los asesinados por ETA. Abascal citó a todas las víctimas con sus nombres y apellidos. Algo es algo. Solo aplaudieron los diputados de Vox. He ahí una imagen de España. Trágica. La cámara de representantes de los españoles pasa de las víctimas del terrorismo, o peor, desprecia al partido, Vox, que los homenajea. Las víctimas del terrorismo deberían ser el fundamento de nuestro sistema político, repitámoslo hasta que le duelan los oídos a la casta política y periodística, porque los asesinaron sólo y exclusivamente por ser españoles. Si dejamos aparte este digno homenaje a las víctimas del terrorismo, creo que la moción de censura era necesaria y ajustada a las circunstancias, pero la casta política, conformada en su mayoría por el PSOE y el PP, dirá todo lo contrario. La casta periodística, casi toda ella dependiente del poder popular y socialista, seguirá de modo ovejuno el dictado de socialistas y nacionalistas.

Un asunto destacaría de la primera sesión de la moción de censura de Vox al Gobierno de España. Se refiere al diagnóstico de Abascal sobre la relación de España con Europa y al modelo de organización autonómica de nuestro país. No ha gustado a la prensa más cercana a Vox la sinceridad de Abascal sobre estas dos cuestiones. Los críticos amables de Abascal han considerado que no era oportuna la mención a Europa y, seguramente, tampoco a las Autonomías. No estaba justificada, dicen, ni táctica ni estratégicamente la crítica de Abascal a Europa y al sistema autonómico. Quizá. Pero nadie debería olvidar que una moción de censura no es sólo una cuestión de corto o largo plazo, de táctica y estrategia, sino una manera intelectualmente contundente de presentarse un partido como alternativa global, rigurosa y seria a un Gobierno, que no sólo es un fiasco en la gestión de la pandemia, sino que ha manipulado la crisis de la covid-19 para desmontar el sistema democrático.

Una moción de censura es, sobre todo, la formulación de unos principios claros y distintos para gobernar un país. Un programa político sin un contenido moral, e incluso teológico, queda reducido hoy y siempre a un negocio. La política, la gran política, exige inteligencia y determinación a la hora de defender posiciones de principio. Y el principio clave de la gran política es tener una idea de Estado dentro de una nación. Algo que ha dejado claro Abascal. La síntesis del diagnóstico de Abascal es sencilla de retener: España se muere, pero de esta tragedia no nos sacará Europa ni el actual sistema de administración autonómico.

Si España ha decidido suicidarse con Sánchez-Iglesias, o sea, si vamos a una Confederación Republicana de Estados Asociados, que es el objetivo clave del Gobierno socialista-comunista, Europa no hará absolutamente nada. Más aún, la Unión Europea será incapaz de impedir que España renuncie definitivamente a la división de poderes, o mejor dicho, a la independencia del Poder Judicial. Precisamente por eso, Vox ha defendido el fortalecimiento de un Estado-nación, en Europa, para que no llegue una Confederación Republicana de primitivos y salvajes.

A continuación