Del brindis de Stalin al fin de Putin

Agapito Maestre

Está pasando desapercibido para la mayoría de los analistas internacionales la aprobación de una ley en el Congreso de los EEUU, pero creo que será clave para resolver la guerra de Ucrania contra Rusia. Me refiero a la reedición de la ley Lend-Lease por parte del Legislativo de los EEUU. Sí, Rusia ganó la Segunda Guerra Mundial gracias a la ayuda que recibió de Norteamérica. La cosa es tan sabida como ocultada por la propaganda soviética del régimen de Putin. Pero Stalin fue claro y preciso en la conferencia de Teherán de noviembre de 1943. Ante el primer ministro británico, Winston Churchill, y el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, Stalin brindó por la ayuda recibida de EEUU para ganarle la guerra a Hitler:

Las cosas más importantes en esta guerra son las máquinas. Estados Unidos es un país de máquinas. Sin las máquinas que recibimos a través de Lend-Lease, habríamos perdido la guerra.

También Nikita S. Jrushchov lo reconoció en sus memorias:

Si Estados Unidos no nos hubiera ayudado, no habríamos ganado la guerra. Uno contra uno contra la Alemania de Hitler, no habríamos resistido su ataque y habríamos perdido la guerra. Nadie habla oficialmente de esto, y Stalin nunca, creo, dejó rastros escritos de su opinión, pero puedo decir que él expresó esta opinión varias veces en conversaciones conmigo.

Para los comunistas de entonces y los putinianos de ahora, las palabras Lend-Lease (préstamo y arrendamiento) serán inolvidables, aunque por motivos muy diferentes. Por segunda vez en la historia de los EEUU se ha aprobado una ley de préstamo y arrendamiento para ayudar a un país en su lucha contra el invasor. La Cámara de Representantes de Estados Unidos respaldó el jueves 28 de abril por abrumadora mayoría un paquete de medidas legislativas que facilitará la exportación de equipos militares a Ucrania. Así de sencilla es la cosa. La historia a veces también enseña. Esta nueva ley revive un programa de la época de la Segunda Guerra Mundial que permitía a Washington prestar o arrendar equipos militares a los aliados de Estados Unidos. En este caso, además de Ucrania, recibirán ayudas otros afectados por la invasión rusa, como Polonia y otros países del este de Europa. EEUU, la nación entera (sólo 10 diputados han votado en contra), después de dos meses de la invasión invasión rusa de Ucrania, espera que la ley funcione como lo hiciera hace ocho décadas, permitiendo a las empresas estadounidenses abastecer rápidamente a las naciones aliadas sin tener que esperar la superación de mil obstáculos burocráticos.

La generosidad de EEUU con la Rusia de Stalin ha vuelto a mostrarse con la Ucrania de Zelenski. ¿Qué diferencia la nueva ley Lend-Lease para Ucrania con la vieja a favor de Rusia? Creo que solo hay un cambio, pero quizá sea decisivo para el futuro del mundo. Quizá se convierta muy pronto en el parte de defunción de Putin. La actual ley es aún más generosa que la disfrutada por Stalin. Por cierto, que de los miles y miles de millones que prestó EEUU a la Unión Soviética solo ha devuelto 700 millones, el 6% del total. El último pago fue efectuado el 21 de agosto de 2006. ¡Para que luego hablen mal de los EEUU los rusos y los antiamericanos españoles! Los soviéticos y, después, la actual Federación Rusa pagaron mal, poco y tarde. Pues bien, ahora, 80 años más tarde, el nuevo plan contenido en la ley Lend-Lease, concedido a Ucrania, es más espléndido y desinteresado. A diferencia del programa de los años cuarenta, que estaba programado para cinco años, el actual no tiene un plazo limitado. Además, y esto resultará determinante, abarcará no sólo todas las necesidades de Ucrania para ganar la guerra a Rusia, sino que también cubrirá por completo todos los gastos de la reconstrucción del país y la reparación de los daños causados por la brutal agresión de la Rusia de Putin. Parte de estos gastos de reparación, según especifica la ley, serán descontados de los activos rusos congelados por los EEUU. Ojalá salgan bien los cálculos y a Ucrania le salga gratis la ayuda prevista por EEUU. Bastante sangre y sufrimiento han derramado por la libertad de Europa. Brindemos por Ucrania y por el fin de Putin.

A continuación