Stéphane Hessel

¡Indignaos!

José García Domínguez

Es sabido que muchos artistas y pensadores genuinos han cedido a la tentación de intentar forrarse garabateando algún best seller mundial. Ninguno lo ha conseguido. A menos, claro, que se tenga por novelista a Umberto Eco. Así, pese a los ímprobos esfuerzos para anular el talento propio, el resultado acostumbra a ser decepcionante. Ni demasiado bueno ni demasiado malo, no logra dar con el muy preciso toque de mediocridad intelectual que el género exige. De ahí que el Zola del J´accuse nunca hubiese acertado a concebir algo lejanamente parejo a ese ¡Indignaos!, el librito monserga del tal Stéphane Hessel. Diríase que literal traslación de ¿Quién se ha llevado mi queso?, aquella cumbre de la cultura occidental, al territorio de la ciencia política.

Al respecto, e igual a diestra que a siniestra, ya no hay tonto con balcones a la calle que se resista a recitar el mantra de Hessel. Ese efectista ¡indignaos! tras el que mora el preceptivo carrusel de lugares comunes de barra de bar; en su caso, una exhaustiva retahíla de tópicos donde apenas se echa a faltar nuestro castizo "¡con la que está cayendo!". Surtido, en fin, de manidas convenciones retóricas que culmina con cierta concesión inopinada, a saber, la de que "el terrorismo no es eficaz". Repárese, pues, en que el repudio del beatificado Stéphane a pistolas, bombas, metralla y cadáveres mutilados responde a un móvil de orden técnico. Exclusivamente. Nada que ver con valor ético alguno.

Que semejante mercancía de saldo cause furor únicamente puede obedecer a una frase que luce radiante en la solapa del libro. Ésta: "En 1948, formó parte del equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". Por lo demás, la mayor mentira editorial del siglo. Y es que genuinos redactores de la Declaración fueron Eleanor Roosevelt, de Estados Unidos; René Cassin, el único representante francés; Charles Malik, de Líbano; cierto chino que respondía por Peng Chun Chang; Hernán Santa Cruz, chileno; Alexandre Bogomolov y Alexei Pavlov, el doble sarcasmo que ofreció la Unión Soviética para la ocasión; un lord Dukeston que junto a otro Geoffrey Wilson representaría a Inglaterra; y William Hodgson, australiano por más señas. Punto. Indignaos, sí: os acaban de colar otro Enric Marco, el farsante de los campos de concentración nazis.

A continuación