El PSOE amenaza: "habrá consecuencias"

IU decide dar su apoyo al PP en el municipio onubense de Almonte

Uno de los municipios mas ricos de España donde el PSOE gobierna desde 1979 y su alcalde, Francisco Bella, desde 1991.

Pedro de Tena / Antonio Barreda

El resultado electoral del pasado día 22 de mayo fue de 10 concejales para el PSOE, 9 para el PP y 2 para IU. Almonte ha sido uno de los centenares de ayuntamientos absolutamente dominados por el PSOE desde 1979 y ha estado gobernado desde 1991, veinte años, por Francisco Bella, al que el PSOE debe mucho y al que hizo senador. Pero la asamblea local de IU en Almonte ha aprobado dar su apoyo al PP cuando se celebre el pleno de constitución del Ayuntamiento. Esto hace posible que el popular José Antonio Domínguez sea elegido nuevo alcalde de Almonte que, con más de 22.000 habitantes, es la tercera localidad más importante de Huelva tras la capital y Lepe.

El portavoz de José Antonio Griñán en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, mandamás del PSOE de Huelva, ha advertido de las "consecuencias federales" que la decisión tendrá para IU, dada la trascendencia que el PSOE concede a Almonte, que abre la puerta al PP de todo lo relacionado con Doñana y su entorno.

No puede ser ajena la decisión de Izquierda Unida de Almonte a los informes publicados por Libertad Digital poco antes de las elecciones y en los que se demostraba a qué niveles de nepotismo y enchufismo se había llegado en el Ayuntamiento de Almonte bajo los gobiernos socialistas. De hecho, según hemos sabido en fuentes municipales, el artículo de Libertad Digital fue buzoneado en toda las casas de Almonte en los días previos a las elecciones, posibilitando así la pérdida de la mayoría absoluta del PSOE y el ascenso de PP e IU.

Recuérdese que en tales informaciones se demostraba que de 90 candidatos presentados a las elecciones municipales en Almonte desde 1991 bajo las siglas del PSOE, 50 habían obtenido ayudas, concesiones o contratos laborales del Ayuntamiento. Y, por si fuera poco, hay que sumar 42 familiares de estos candidatos que también fueron beneficiados por el Ayuntamiento regido por el socialista Francisco Bella.

La votación en el seno de la asamblea local de IU no arrojó ningún voto en contra del apoyo al PP. De hecho, la propuesta de convertir al popular José Antonio Domínguez en nuevo alcalde de Almonte obtuvo 15 votos favorables y dos abstenciones a hacer posible el cambio municipal que fue la opción global más votada.

Esta decisión cuenta con la oposición del Consejo Provincial de IU, que acordó negar el voto a los candidatos populares. El líder provincial de IU de Huelva, Pedro Jiménez, quiere reunirse con los miembros de la asamblea local en Almonte para "conocer los motivos que les ha llevado a tomar una decisión contraria a lo que se ha aprobado en el Consejo Provincial". En el horizonte se adivina incluso la expulsión de estos militantes de IU de Almonte, algo que ya ocurrió en Bollullos Par del Condado cuando apoyaron al PP para echar al PSOE de la alcaldía. Ahora, convertidos en partido independiente han vuelto a ganar en esa localidad onubense y sigue necesitando el apoyo del PP para obtener la alcaldía.

En el caso de Almonte, IU permitió en 1991 que el PSOE gobernara en minoría siendo luego postergados por el alcalde socialista Francisco Bella. José Antonio Domínguez, el candidato a la alcaldía por el PP, deberá gobernar en minoría porque IU sólo apoyará su elección como alcalde.

Mario Jiménez amenaza de nuevo

El PSOE-A ha advertido hoy a las direcciones provincial, regional y nacional de IU que el apoyo de esta formación a la investidura del candidato del PP en Almonte (Huelva) tendrá "consecuencias" andaluzas y federales, y afectaría a la credibilidad de líderes como Cayo Lara y Diego Valderas.

Mario Jiménez, que no parece haberse enterado de la derrota socialista en las municipales, ha dicho que "IU se juega mucho. La decisión de apoyar al PP tendría consecuencias y dimensión federal", y ha anunciado que José Antonio Griñán está a la espera de mantener un encuentro con el coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, para tratar posibles pactos en los ayuntamientos de la comunidad.

Jiménez ha confiado en que la decisión de IU de Almonte responda a una estrategia de la asamblea local y no de las direcciones provincial y regional, y ha recordado que antes de la campaña electoral tanto Diego Valderas como Cayo Lara, el coordinador federal, han expresado que al PP "ni agua", en referencia a los acuerdos municipales y a permitir gobiernos locales de los populares.

No podía faltar el exabrupto político en la boca de Jiménez. En esta ocasión ha dictaminado que la "derecha de Almonte es una derecha singular y radical", por lo que ha instado a los órganos de decisión de IU a que modifiquen la situación.

A continuación