Indignación del PSOE en Madrid, que sale en defensa de Sánchez frente a Ayuso: "¡No se lo vamos a consentir!"

La presidenta, lejos de retractarse, se reafirmó en lo dicho y nombró cada uno de los motivos por los que cree que vamos "camino de una dictadura".

Olivia Moya

Frente a la ausencia del portavoz socialista, Juan Lobato, durante la sesión de control al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, tomó la palabra la número dos del grupo parlamentario, Pilar Sánchez Acera, que decidió preguntar por la gestión de la Justicia en la Comunidad de Madrid. Lo hizo tras unos días de insólitos ataques por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez a los jueces. Estas durísimas descalificaciones provocaron la unidad total de la magistratura, que emitieron comunicados calificando de "inadmisible" lo que estaba sucediendo y, en algunos casos, pidiendo incluso la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien les acusó directamente de prevaricar al aplicar su ley del sólo sí es sí.

"En primer lugar, lo que hacemos es defender a los jueces, algo que no ha hecho su partido que ha tenido a la ministra escondida durante los días en que estos señores [en referencia a Podemos] decían que los jueces españoles eran fascistas y machistas. Den la cara por los jueces españoles", le espetó la presidenta madrileña.

Pero antes Sánchez Acera quiso defender al presidente del Gobierno tras la implacable declaración que la jefa del Ejecutivo regional había realizado tan sólo un día antes desde la Puerta del Sol. Lo hizo siguiendo la estela del portavoz en el Congreso, Patxi López, quien había afirmado un día antes que Ayuso "es la vocera del peor populismo en este país". La diputada socialista mostró su indignación por las palabras de la presidenta madrileña y reivindicó los logros que, a su juicio, ha conseguido el PSOE.

Ayuso comparece en Sol ante la gravedad de la situación: "El PSOE ha decidido destrozar la democracia"

"No le vamos a consentir que usted haga declaraciones como las que realizó ayer diciendo que este país iba camino de una dictadura. Eso es impresentable. No se lo vamos a consentir", subrayó entre el aplauso de su bancada. Y no se lo van a consentir porque, según Sánchez Acera, "el presidente del Gobierno de España representa un partido que trajo la libertad a este país, que trajo la Constitución a este país y acabó con ETA en este país y que está trabajando por traer la convivencia en Cataluña". Y añadió: "No le voy a decir la hoja de ruta de su partido en cada uno de estos puntos". Así, concluyó señalando que ellos están "muy orgullosos" del suyo. "Y ahora dé la cara y hable de la gestión de la justicia en esta Comunidad".

"Claro que vamos camino de una dictadura"

Lejos de retractarse Ayuso se reafirmó en todo lo dicho el día anterior. Es más, se explayó en cada uno de los motivos por los cuales considera que "vamos camino de una dictadura" con las medidas que impone el Gobierno de coalición del PSOE y Podemos.

"El Gobierno de Sánchez está más preocupado de ver quién adopta una mascota o prohibir que tu propia mascota tenga cachorros; o que una niña quiera comprar un carrito de bebé por Navidad; o controlar cuánto sacamos de los cajeros automáticos", afirmó.

Está "preocupado" en "prohibir que pongas en alquiler tu vivienda al precio que te da la gana; en enseñarte a comer bien: cuándo tienes que comer carne, fresas, azúcar, bollos, pizzas, incluso jamón serrano; en decir que volar prácticamente acaba con el planeta; en multarte si dejas las luces de tu escaparate encendidas; en enseñarte cuándo tienes que poner la lavadora; en prohibir el humor entre adultos, tan sano, tan español, tan propio y tan divertido; acabar con la complicidad entre el hombre y la mujer; prohibir los piropos, las bromas, los gestos de cortesía con las mujeres; en censurar las canciones de los años 80, 90, hasta las películas; en señalar a cantantes y artistas según sus preferencias políticas por lo que cantan o por lo que no les da la gana cantar; prohibir que la gente utilice sus propios vehículos, si es gente que no tiene recursos; en perseguir la tauromaquia; perseguir lo políticamente incorrecto; en perseguir la lengua española en muchas partes de España", afirmó la jefa del Ejecutivo mientras la presidenta de la Asamblea, María Eugenia Carballedo, ordenaba silencio ante el revuelo de la bancada socialista.

"Esta semana incluso – prosiguió Ayuso- en prohibir anuncios de bodegas; en prohibir contenidos básicos de Historia, Literatura, de Filosofía en los libros de texto, acabando con los exámenes. Por no hablar de todas las normas estúpidas que pusieron en marcha durante la pandemia".

Así las cosas, la presidenta madrileña concluyó afirmando: "Así que sí, el Gobierno de Sánchez está ocupado en señalar y criminalizar a jueces, fiscales, periodistas, artistas, presentadores, religiosos, empresas, bancos, patrimonios, energéticas, comerciantes, propietarios de viviendas, policías o médicos en listas negras. Así que no sé si pasará a la historia por exhumador profesional, pero sí por recordarnos a alguien que fue exhumado y, por cierto, que a nadie le importó".

A continuación