Ayuso se compromete a derogar la autodeterminación de género, pero pide a Vox que no vuelva a desviar el foco

Monasterio anuncia que llevará al pleno la derogación de la Ley Trans y se revuelve contra los Presupuestos del Gobierno madrileño.

Olivia Moya

Comenzó de forma cordial Rocío Monasterio interpelando a Isabel Díaz Ayuso este jueves. La portavoz de Vox en la Asamblea agradeció las palabras que la presidenta pronunció este miércoles en defensa de la diputada de Vox, Patricia Rueda, que fue expulsada del Congreso por no retirar su afirmación acerca de que el Gobierno "premia a filoetarras".

Pero la cordialidad no duró mucho. Monasterio reprochó a Ayuso que no derogue la conocida como Ley Trans de la Comunidad de Madrid, aprobada durante el Gobierno de Cristina Cifuentes, y preguntó a la jefa del Ejecutivo regional si "apoya el concepto de autodeterminación".

"¿Por que mantiene esta ley?, ¿por qué no la deroga?, ¿por qué no es valiente?, ¿qué es necesario hacer para que usted la derogue?", le preguntó la portavoz de Vox, que añadió: "Y le doy una razón más: ahora que Sánchez e Irene Montero han hecho suya esta ley, ¿qué duda tiene? Sea valiente, deróguela y evitaremos males mayores".

Ayuso se limitó, en un primer momento, a contestar su pregunta y adelantó que desde su grupo parlamentario eliminarán el concepto de autodeterminación de género. Monasterio entonces recogió el guante y afirmó: "La traeremos al siguiente pleno para que sea derogada".

Y es que Vox registró hace unas semanas su propuesta de derogación de esta Ley Trans y desde el partido avisaron que la activarían esta legislatura para que se pudiera debatir y votar en el Parlamento autonómico. Ahora Monasterio le ha puesto al fin fecha a este movimiento.

"Vamos a ver qué pergeñan antes de desviar el centro"

Fue entonces cuando la presidenta madrileña les aconsejó no pecar de torpeza. "Sólo falta un pequeño matiz y es cómo y cuándo hacer las cosas. Y yo no estoy dispuesta a ser la primera que se equivoca otra vez en la estrategia a nivel nacional, como hacen ustedes algunas veces para solucionarle la papeleta a los señores de la izquierda", dijo en clara referencia a la polémica creada por la diputada de Vox en el Congreso, Carla Toscano, que afirmó refiriéndose a Irene Montero que su único "mérito" había sido "estudiar en profundidad" a Pablo Iglesias. Estas palabras desviaron el foco cuando más acorralada estaba la ministra de Igualdad por su ley del sólo sí es sí.

"Vamos a ver qué pergeñan antes de tomar una decisión equivocada en esta Cámara y desviar el centro", subrayó Ayuso. "Si han puesto en marcha una ley que se supone que va contra las violaciones, y pone directamente a violadores y abusadores sexuales en la calle, qué no harán con el resto de las leyes, qué no harán con una ley que ha llevado incluso al absurdo de poner a ministras manifestándose contra ministras" tras una pancarta.

"Y, por tanto, yo creo que lo sensato, teniendo en cuenta que aquello que fabriquen en el Congreso de los Diputados es una papeleta que también tiene Sánchez y que ha de resolver él, [es] ver primero qué hacen", incidió la presidenta, que recordó que lo que salga de las Cortes es una ley que tiene un rango superior a la normativa autonómica "y, por tanto, se impone a todas las demás". Cuando se apruebe en la Cámara Baja, desde la Comunidad de Madrid corregirán "todos los excesos, que somos conscientes que hay muchos, pero que tenemos que saber hacer con cabeza".

Así, instó a esperar a ver "qué ley hacen y ya nos encargaremos desde la Comunidad de Madrid de corregir todos los excesos", aseguró.

Monasterio se revuelve ahora contra los Presupuestos

Poco después Rocío Monasterio abandonó el hemiciclo y se descolgó en los pasillos del Parlamento autonómico con un anuncio sorpresivo. Dijo ahora, minutos antes de que comenzara el debate sobre las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la izquierda, que no puede apoyar los Presupuestos del Ejecutivo regional porque suponen "una humillación para sus votantes".

"Vox ha sido generoso todo este tiempo apoyando la investidura, dando los votos para que Ayuso pudiera liderar este Gobierno y hemos apoyado durante este tiempo 20 leyes. Es un acto de generosidad", apuntó. Con esa mentalidad, dijo, han llegado a los Presupuestos y le presentaron al Gobierno regional una propuesta que ha sido respondida "con unas propuestas que no son aceptables para Vox, que suponían y suponen una humillación a los votantes de Vox".

"No podemos apoyar un Presupuesto en base a esas enmiendas y mañana tendremos que registrar nuestras enmiendas para que los madrileños vean qué es lo que defiende Vox", remarcó, aunque insistió en que no van a apoyar las enmiendas totales de los partidos de izquierda. Así, pidió al Gobierno regional que "destierre" todas las políticas de la izquierda, que en las cuentas que les han presentado "no lo cumplen".

"No seremos un obstáculo para que se pueda avanzar, pero no podemos poner nuestra firma en un Presupuesto que humilla a los votantes de Vox y no defiende a los madrileños", dijo. Así, este viernes presentarán sus 87 enmiendas enfocadas a "proteger a los madrileños, los problemas de inseguridad, los salarios de los médicos, ayudas a los autónomos o dar la batalla cultural". "La respuesta del Gobierno ha sido no incluir ninguna de las enmiendas".

A continuación