El Gobierno de Ayuso, "preocupadísimo" con los plazos de la ley Celaá: "Quiero que mis palabras queden grabadas"

La Comunidad de Madrid pide al Gobierno aplazar la entrada en vigor de currículos educativos al curso 23/24 por la falta de tiempo.

O. Moya | Agencias

La Comunidad de Madrid ha solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez que aplace la entrada en vigor de los nuevos currículos educativos, prevista para el próximo curso escolar 22/23 en 1º, 3º y 5º de Primaria, 1º y 3º de ESO y 1º de Bachillerato, al tener "serias dudas" de que los nuevos contenidos lleguen a tiempo.

Lo ha manifestado el consejero de Educación, Universidades y Ciencia y portavoz del Ejecutivo regional, Enrique Ossorio, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno donde ha dado cuenta de un informe del calendario en el que se detallan los pasos y plazos a seguir para aplicar la normativa a nivel autonómico.

Desde el Ejecutivo madrileño argumentan que, según ha dado a conocer en los últimos días a través de los medios de comunicación la ministra de Educación y FP, Pilar Alegría, el borrador de currículo de Primaria va a ser sometido a un periodo de exposición pública y el debate pertinente en el Consejo Escolar del Estado, con lo que su publicación definitiva no podría ser antes del mes de diciembre. Mientras que respecto a los currículos de Secundaria y Bachillerato, la Comunidad de Madrid desconoce en la actualidad el contenido de los borradores, por lo que todavía no ha podido comenzar a trabajar en las aportaciones, una circunstancia que dilata aún más el proceso.

"Nos habían dicho que esos decretos iban a estar antes del verano y nos encontramos que ahora, casi en octubre, la ministra dice que lo tienen que mandar al Consejo Escolar del Estado. Nos ha causado honda preocupación", ha manifestado Ossorio.

En caso de que la Comunidad de Madrid pudiese empezar el procedimiento de los currículos autonómicos de Educación, Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato en el mes de enero, no podrían publicarse hasta mediados de mayo, si se realizasen por vía ordinaria, o hasta abril, si se declarase la tramitación de urgencia, puesto que el desarrollo de los mismos conlleva una serie de informes, trámites, plazos, dictámenes y aprobaciones hasta su publicación final.

Aunque los currículos autonómicos se tramitasen por vía de urgencia, en el Gobierno regional consideran que los tiempos continuarían siendo insuficientes, puesto que una vez publicados, las editoriales tienen que transformar la normativa en recursos didácticos (libros o materiales). Además, con la implantación de los nuevos contenidos, los docentes deben tener un conocimiento de las materias para poder llevar a cabo una adecuada programación para, entre otros aspectos, adaptar los nuevos materiales.

"Luego nos echarán la culpa a nosotros"

"Expresamos nuestra más profunda preocupación. Y nos preocupa porque luego nos echarán la culpa a nosotros y quiero que estas palabras queden hoy aquí grabadas", ha afirmado el consejero de Educación y portavoz del Ejecutivo regional. "Quiero que mis palabras queden ahora mismo grabadas y que sepan ustedes cuál es la situación porque es que sé que van a decir que no están los libros porque la culpa es de la Comunidad de Madrid", ha incidido.

Así las cosas, Ossorio ha pedido que "se posponga la entrada en vigor de la ley Celaá respecto a los currículos del curso 22/23" hasta el curso 23/24, "para que tengamos la garantía de que las editoriales tienen tiempo de hacer los libros y que los docentes tienen tiempo de hacer sus programaciones. Vamos fatal de tiempo, estamos preocupadísimos".

A continuación