Play

Iglesias expulsa a Vox de la democracia: "No tiene cabida"

Pablo Iglesias dice que Vox no cabe en la democracia. Monasterio le recuerda que ya han intentado echarles a pedradas "como en Vallecas".

Juanjo Alonso

Los presentadores proponían en el debate electoral a los candidatos el bloque sobre las desigualdades con el falaz argumento de que en la Comunidad de Madrid, al ser la que más PIB per cápita tiene, en crisis como la que vivimos es donde más crecen las diferencias entre ricos y pobres. Un bloque que Pablo Iglesias quería aprovechar para cargar contra Isabel Díaz Ayuso, pero irrumpía la candidata de Vox, Rocío Monasterio, con fuerza mostrando el polémico cartel que enfrenta el dinero público que se dedica a los menas con lo que recibe un jubilado en Madrid.

La intervención de Monasterio ha sido la gota que ha colmado el vaso. El candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, era el primero en contestar y acusar a Monasterio de falta de valores humanitarios. Pero Iglesias no se ha resistido y por fin hemos sabido para qué ha ido al debate electoral y ha sido él el encargado de decirlo: "Esto lo tengo que decir aunque nadie más lo diga en este debate. Lo que ustedes defienden, señora de Vox, no tiene cabida en la democracia. Ustedes no solamente difunden propaganda filonazi, ustedes han amenazado con deportar a un ciudadano español por ser negro y por ir en nuestra candidatura", ha dicho en referencia al fichaje estrella de Podemos para las elecciones de la Comunidad de Madrid, Serigne Mbayé, el senegalés miembro del Sindicato de Manteros de Madrid y socio de un restaurante "agroecológico".

Y ha seguido: "Ustedes han aplaudido que un grupo de militares diga que hay que fusilar a 26 millones de españoles, ustedes defienden abiertamente que la dictadura franquista era preferible al actual Gobierno de coalición. La democracia y las libertades costaron mucho traerlas a este país y creo que el día 4 mucha gente...".

Entonces ha sido cuando la candidata Rocío Monasterio ha interrumpido a Iglesias para reprocharle que hable de libertad y quieran echarles de la democracia "a pedradas" como en Vallecas. Entonces Iglesias ha pedido respeto para su intervención con el ceño fruncido y su habitual tono serio. Pero Monasterio ha arremetido: "Claro que le interrumpo, igual que usted nos interrumpe a pedradas en Vallecas".

Tras esto, Iglesias ha seguido con su discurso totalitario: "Quien se hizo una fotografía ufana frente a una estatua vandalizada de Largo Caballero fue su portavoz parlamentaria y, ¿sabe lo que le digo? Creo que el día 4 hay muchos ciudadanos que en este país se jugaron la vida y la libertad por traer la democracia que les van a dar una lección".

A continuación