Ver

Aumentan a cuatro los fallecidos en la explosión de un edificio en Madrid tras la muerte del sacerdote herido

La demolición controlada de las plantas superiores del edificio siniestrado en Madrid han comenzado a primera hora.

LD/Agencias

La Archidiócesis de Madrid ha informado a primera hora de este jueves de la muerte del sacerdote Rubén Pérez de Ayala por las heridas sufridas a causa de la explosión de una residencia sacerdotal situada en el número 98 de la calle Toledo de la capital, elevando a cuatro las víctimas mortales.

Según ha informado la propia Archidiócesis en su cuenta de Twitter, el sacerdote de 36 años habría fallecido a las 1:42 horas de la madrugada de este jueves después de haber sido trasladado al hospital por las heridas.

Pérez de Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid. La parroquia de Virgen de la Paloma, según ha apuntado la institución, era el primer destino como sacerdote de Pérez de Ayala.

Con la muerte de este sacerdote se elevan a cuatro las víctimas del suceso, que costó la vida a tres hombres, uno de ellos David Santos, un feligrés que había acudido a arreglar la caldera.

Los bomberos, de guardia en el edificio

Un retén de los Bomberos de Madrid ha permanecido esta madrugada en la zona del edificio de la madrileña calle de Toledo. Según ha informado Emergencias Madrid, un equipo de bomberos ha quedado toda la noche en el lugar del siniestro de forma preventiva hasta que este jueves por la mañana se reanuden las labores de desescombro del inmueble.

La demolición controlada de las plantas superiores del edificio siniestrado comenzarán este mismo jueves a primera hora, ha avanzado el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

Así, ha detallado que han acudido grúas a las ocho de la mañana para empezar la demolición de lo que queda en pie del número 98 de la calle Toledo. Hay que realizar esta operación "muy poco a poco" porque no se puede hacer desde dentro ante la imposibilidad de pisar esas plantas.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ya había avanzado que estas plantas "tendrían que ser objeto de un derrumbe controlado". Además, los bomberos tendrán que revisar la pared medianera con la residencia de ancianos colindante, en la que nadie ha resultado herido.

La brutal explosión de gas se produjo en torno a las tres de la tarde de ayer en el edificio parroquial de la Iglesia de La Paloma, ubicado en el número 98 de la calle Toledo de Madrid, cuando se revisaba una caldera.

El portavoz de los Bomberos de Madrid, Carlos Hernando, ha señalado que una vez "autoextinguida" por sí misma la fuga de gas a últimas horas de la tarde del miércoles "se ha procedido a refrigerar, enfriar y reconocer la sala de calderas del edificio que hasta ese momento era imposible".

Hernando ha añadido que también se procedió al saneamiento de zonas del edificio de enfrente del siniestrado que "gravitaban sobre la zona de trabajo".

Los elementos inestables del edificio que sufrió la explosión se concentran, los que son estructurales, en las últimas plantas, según el portavoz de los Bomberos, quien señaló que al caer la noche no se podían continuar los trabajos por la falta de visibilidad, además de la necesidad de activar maquinaria pesada, lo que se hará este jueves por la mañana.

Se han retirado algunos efectivos de la zona porque "la situación en Madrid sigue siendo bastante compleja" a causa del temporal Filomena, y se está a la espera de continuar los trabajos con la luz diurna, explicó el portavoz.

Los vecinos de los dos edificios colindantes han sido realojados para pasar la noche del miércoles pendientes de que puedan regresar a sus hogares. Se ha tomado esta medida del desalojo aunque ambos edificios no presentan daños graves pero que su proximidad al edificio siniestrado han aconsejado mantenerlos "en desalojo preventivo al menos esta noche", según Hernando.

Los hechos

La fortísima explosión en la calle Toledo de Madrid ha arrasado cuatro plantas de un edificio que, según las informaciones, pertenecería al arzobispado, junto a la iglesia de la Paloma. Es el edificio situado en el número 98 de la calle de Toledo, según confirman fuentes municipales, y se trataría de un edificio con despachos y salas de reuniones ubicado en la parte trasera de la parroquia y según Telemadrid, en las últimas plantas residen religiosos.

Hay cuatro fallecidos y diez heridos, según han confirmado fuentes municipales. Ha habido otros dos heridos leves que han precisado ser trasladados al hospital Clínico y al hospital Ramón y Cajal.

En cuanto a los heridos, la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha informado de que las personas que han necesitado atención hospitalaria son: un hombre de 53 años con traumatismo cranoencefálico. Está estable en el Ramón y Cajal y su pronóstico es leve. Otro de los heridos es un hombre de 29 años con fractura de peroné. Ingresado en el hospital Clínico con pronóstico reservado. A la Fundación Jiménez Díaz ha sido trasladado un joven de 27 años, con herida en el tobillo, para una exploración completa.

La violencia de la explosión ha llevado a evacuar a los ancianos que viven en una residencia al lado de la zona de la explosión, que han resultado ilesos y han sido trasladados por Samur Social a la residencia de Pontones y avisando a sus familiares. También se ha derivado a una familia con un menor a un recurso municipal en la c/ Hermanos Álvarez Quintero, ha informado la vicealcaldesa Begoña Villacís. Junto a la parroquia también está el colegio La Salle La Paloma: en el patio cayeron cascotes pero tampoco hay que lamentar heridos. Aún así, los alumnos no volverán a clase esta semana mientras se evalúan los daños producidos en el edificio.

La Policía pidió a los vecinos de la zona que se retiraran de las inmediaciones porque se podrían producir más explosiones. Las últimas plantas del edificio donde se ha producido la deflagración están completamente destrozadas y también se han producido daños en numerosos vehículos.

A continuación