Play

Madrid "no vería mal" pedir al Gobierno un toque de queda para cuando decaiga el estado de alarma

Si decae el estado de alarma el viernes sería una "muestra" del fracaso de haber tomado esa decisión, señala el consejero.

LD/Agencias

El Gobierno de la Comunidad de Madrid está estudiando si pedir al Gobierno central que decrete el toque de queda, que permitiría que no existiese ningún movimiento en la región en determinadas horas del día, en concreto desde las 12 de la noche.

Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en un desayuno socio-sanitario, organizado por Europa Press. Esta iniciativa la pusieron sobre la mesa los colegios profesionales en una reunión este lunes con el propio consejero y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

"Para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la comunidad autónoma. Tendría que ser una decisión del Gobierno de España. Es una decisión que nosotros tampoco veríamos mal", ha declarado.

Para Escudero, "cualquier decisión" que se vaya a tomar con respecto a restricción de movilidad o a actividad hay que estudiarla. Así, ha desvelado que lo han hablado a "nivel interno" pero todavía no con sus homólogos de otras autonomías.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha sostenido que no quieren un toque de queda bajo estado de excepción sino que propondrían que se limite la actividad económica desde una hora determinada para que los ciudadanos solo puedan pasear o irse a sus casas.

López, que ha asistido a la presentación de la exposición 'Gregorio Ordóñez. La vida posible', ha aclarado que no trata de ir a un toque de queda que "supondría la suspensión de un derecho fundamental", y que solo cabe bajo un estado de excepción, sino que consistiría en "limitar la actividad económica a una hora determinada para que a los ciudadanos únicamente les quede como opción pasear o irse a sus casas".

Ineficacia del estado de alarma

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha sostenido que el estado de alarma no ha logrado los objetivos de lucha frente a la pandemia al haberse producido mayor movilidad interna en las zonas con restricciones.

El consejero madrileño ha sostenido que la movilidad interna, que es uno de los factores que más condicionan el aumento de contagios, ha subido "mucho" en los días del Puente del Pilar.

"Utilizar el municipio como unidad territorial para establecer restricciones puede tener sentido en poblaciones pequeñas, pero en un municipio como es el de Madrid, con 3,2 millones de habitantes, con una superficie inmensa y con un transporte público con esa potencia, el estado de alarma ha ido en sentido contrario al que tenía que haber ido", ha declarado.

Para el titular de Sanidad, no tendría sentido que se volviese a aplicar porque no es "lo mejor para Madrid". A su parecer, el criterio que se ha utilizado para aplicarlo ha sido "estrictamente político".

De cara a lo que sucederá el fin de semana, cuando decae el estado de alarma, Escudero ha incidido en que, al haber sido una "imposición" del Gobierno de España, habrá que esperar a ver cuál es su decisión, aunque ellos están preparados para continuar con su Estrategia Covid, que restringe la movilidad por zonas básicas de salud donde exista alta incidencia del virus.

El consejero madrileño espera que en el marco de la reunión del Grupo Covid, entre el Gobierno central y regional, que tiene lugar esta misma tarde les digan qué decisión tomarán al respecto.

La covid-19 "ha llegado para quedarse"

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha señalado que la covid-19 "ha llegado para quedarse" y que el Gobierno regional seguirá poniendo "todos los recursos disponibles".

"Este virus ha llegado para quedarse. Tenemos que aprender a convivir con él y seguir trabajando para disponer de todas las herramientas, técnicas y avances necesarios para convertir esta enfermedad crítica en una patología crónica", ha manifestado.

Asimismo, ha garantizado a los madrileños que "este Gobierno, presidido por Isabel Díaz Ayuso, va a seguir poniendo todos los recursos disponibles para protegerles y ofrecerles siempre la mejor atención".

Escudero ha recordado que "Madrid fue, por su condición de centro neurálgico, una de las primeras regiones españolas en sufrir la acometida de la covid", y ha afirmado que "fue también Madrid, la primera administración en reaccionar".

Según el consejero madrileño, fue "la primera en tomar medidas, incomprendidas muchas veces, como fueron los primeros cierres de colegios, residencias; o las primeras restricciones a la actividad y la movilidad", que "después siguieron otras comunidades autónomas y el Gobierno nacional".

"Y humildemente creo que, con aciertos y con errores, la sanidad madrileña ha demostrado y sigue demostrando su fortaleza, al reorientar todo su potencial en un objetivo muy concreto", ha aseverado.

Escudero ha puesto en valor cómo, en los momentos más críticos de la pandemia, y "en un tiempo récord", los hospitales y centros sanitarios madrileños "se transformaron completamente", demostrando "una flexibilidad y agilidad impresionantes".

"Pasamos de tener cerca de 12 mil camas en los hospitales madrileños a más de 24 mil. Y en el caso de las UCI, pasamos de tener 540 a más de 1.900. Triplicamos los puestos de los Servicios de Urgencias. Se medicalizaron más de 230 residencias de mayores. Y reforzamos el sistema con 10.000 nuevos profesionales", ha destacado.

Igualmente, ha subrayado la puesta en pie de los hoteles medicalizados; el mando único que unió sanidad pública y privada; la creación de una sola Unidad de Cuidados Intensivos en toda la región, y la reorganización de la Atención Primaria, que ha llegado a atender de manera no presencial a más de 400.000 pacientes.

También ha mencionado el "corredor sanitario" que permitió la llegada de más de 20 aviones y cerca de 2.000 toneladas de material de protección para profesionales y pacientes, así como el hospital de campaña de Ifema, "un hito en la historia de la sanidad, reconocido a nivel mundial y cuyo legado perdura".

"Lamentablemente el virus sigue aquí. Tras una durísima primera ola, apenas nos dio tregua", ha agregado, para reconocer que "desde el verano estamos inmersos en plena segunda ola, que coincide con la llegada del frío y la gripe, lo que complica notablemente la situación".

Defiende la estrategia definida en Madrid

"Por eso no podemos hablar en pasado. Muchas medidas siguen vigentes o tendrán que volver a ponerse en práctica", ha adelantado, al tiempo que ha señalado que, además, seguirán buscando "mejorar continuamente, de manera ininterrumpida", porque "con este virus nunca se deja de aprender".

Según Escudero, la acción del Gobierno regional se enmarca en una Estrategia Covid definida, que pasa por actuar por Zonas Básicas de Salud. "Pueden estar seguros de que no pararemos ni estaremos tranquilos hasta que el virus desaparezca de nuestras vidas. Y eso llevará su tiempo", ha apostillado.

A continuación