Suena el himno de la Policía y la Guardia Civil en un acto de Podemos de apoyo a agresores de agentes

Vox ha puesto el himno de la Policía y la Guardia Civil durante un nuevo aquelarre organizado por Podemos de apoyo a condenados por atentado a la autoridad.

El coloquio en el que se ha homenajeado a los seis energúmenos de Zaragoza, condenados por agredir a un Policía tras reventar un mitin de Vox en la capital maña, tuvo una interrupción inesperada para sus organizadores y espectadores.

Cuando llevaban tres horas y ya iban por la cuarta mesa de intervinientes, un sonido de trompetas interrumpió la intervención de la portavoz de la formación proetarra Bildu, Mertxe Aizpurúa. "¿Esto qué es?", decía incrédula la bildutarra al escuchar tambores cuando estaba hablando de "incongruencias del relato oficial" que, a su juicio, "lo hemos visto durante décadas en Euskal Herria".

agresion-policia-acto-vox-vallecas-070421.jpgPodemos defiende a los agresores de policías en un "nuevo aquelarre contra la ley" en el Congreso

"¿Pero qué música es? ¿Alguien la reconoce?", preguntaba mientras sonaba los acordes. Pablo Echenique, a su lado, concluía: "Han dejado algo ahí". El público corrió a levantarse para tratar de encontrar el altavoz del que salían los himnos, alternados, de la Policía Nacional o la Guardia Civil. El desconcierto iba en aumento mientras las caras de sorpresa eran compartidas por la portavoz de la CUP, Mirei Vehi, el de ERC, Gabriel Rufián, o el del BNG, Néstor Rego, que estaban en la mesa.

"Lo han boicoteado. Está clarísimo", deducía al final Aizpurúa. Vox ha dicho en un mensaje de Twitter que se trata de "un gesto de dignidad". Eran dos altavoces que iban alternando la música y volvieron locos durante unos minutos a los allí presentes.

Y esta mañana han reconocido que fueron ellos los que pusieron los himnos en la Sala Campoamor del Congreso de los Diputados. "Sí. Vox llevó ayer la dignidad a una sala del Congreso donde se estaba haciendo un aquelarre contra la Policía y la Guardia Civil".

Olona pide explicaciones

Vox ya había dejado claro que el acto previo les había indignado. "Una nueva ignominia contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad", decía Macarena Olona quien calificaba el homenaje de "un nuevo aquelarre contra la ley y orden precisamente jaleando a aquellos que reventaron un mitin de Vox en Zaragoza".

La violenta concentración, celebrada el 17 de enero de 2019 bajo el lema "contra el fascismo de Vox", acabó con cargas policiales y la detención de seis personas. A cuatro de ellas la Audiencia de Zaragoza las condenó a seis años de cárcel, y a las otras dos a pagar 14.000 euros de multa conjunta y un año de libertad vigilada. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón elevó a ocho años la condena al recordar que varios policías resultaron heridos tras recibir piedras y adoquines. Uno de los agentes tuvo que pasar por el quirófano y todavía tiene secuelas.

A continuación