Teresa Romero critica la "nefasta dirección política" aunque no sabe "lo que falló"

La enfermera que fue infectada por ébola, por fin curada, ha dado "gracias a Dios y a Santiago Apóstol por darme la vida", añadiendo que "si Dios hizo el milagro, sin duda se sirvió de mis compañeros", reivindicando que "tenemos la mejor sanidad del mundo" y que, sus profesionales, "pese a la nefasta dirección política, son capaces de obrar milagros. Yo soy uno de ellos".
A continuación