Detenido en Cartagena por mantener secuestradas a sus dos sobrinas durante ocho años

La Policía Nacional ha detenido a un yemení que presuntamente mantuvo secuestradas durante ocho años a sus dos sobrinas, una de ellas menor de edad.

La Policía Nacional ha detenido a un varón de nacionalidad yemení y de 54 años de edad que presuntamente mantuvo secuestradas durante ocho años a sus dos sobrinas, una de ellas menor de edad, al salir de su país de origen con ellas en el año 2014 sin autorización.

La detención se ha producido en la localidad de Cartagena (Murcia) donde convivía con dos hijas y dos sobrinas desde que llegó a España en marzo de 2020. El arrestado, tras su puesta a disposición judicial, ha ingresado en prisión.

La investigación policial comenzó en septiembre del año pasado, cuando el coordinador de una ONG de la localidad murciana de Cartagena, que acoge y da protección internacional a personas en situación de vulnerabilidad o exclusión, interpuso una denuncia ante la Policía Nacional alertando de que cuatro mujeres de una familia acogida vivían en plena sumisión hacia el varón.

Según la policía, en marzo del 2020, el varón y cuatro mujeres de origen yemení, dos de ellas hijas -una menor de edad- y las otras dos sobrinas -también menor de edad una de ellas-, llegaron a España a través el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y fuero acogidos en la Región de Murcia. Sobre el paradero de la madre de sus hijas y de los padres de sus sobrinas, el varón había dado diferentes versiones cuando fue interrogado.

Las cuatro mujeres solamente interactuaban con otras mujeres de la ONG, y siempre en presencia del detenido, que debía dar su aprobación para que respondieran a las preguntas que les eran formuladas. Del resultado de las visitas al domicilio, los agentes observaron que los alimentos básicos como legumbres, cereales, fruta y demás se almacenaban en la habitación del varón, que era quien los gestionaba y administraba.

Las cuatro mujeres presentaban síntomas de malnutrición y extrema delgadez y además, el detenido retiró de la vivienda todas las televisiones, radios y cualquier aparato similar, alegando que las chicas no necesitaban tener ningún tipo de contacto con el exterior.

A continuación