La medalla de oro del australiano Bradbury en patinaje sobre hielo

Ni él mismo se lo podía creer cuando cruzó la línea de meta. El australiano Steven Bradbury consiguió la medalla de oro en patinaje sobre hielo en la prueba de velocidad de 1.000 metros en los Juegos de Salt Lake City, en el 2002. Fue sorteando series con suerte, tras evitar las caídas que afectaban a sus rivales. Hasta que llegó a la final y en la última recta sus cuatro oponentes se fueron al suelo, dejándole el oro en bandeja. Un hecho insólito para un australiano...en unos Juegos Olímpicos de invierno.
A continuación