La expulsión más estúpida

En un partido de fútbol de la liga hondureña entre el Real Sociedad y el Marathon, el colegiado del partido, Manuel Zelaya pita penalti y expulsa al portero visitante. Pero lo curioso es que lo hace cuando éste recoge un balón con las manos ante la presión del delantero, y cuando se gira, le da un leve toquecito en el culo que provoca que el trencilla le muestre la roja. Era el minuto 82 y el partido estaba 1-1. Pero no pudo terminar el partido ya que el portero, Júnior Morales, se negó a abandonar el terreno.
A continuación