La escalofriante caída por un golpe de calor de una ciclista que pone en el ojo del huracán a la UCI

El intenso calor y la humedad, convirtieron en una sauna la prueba contrarreloj del Mundial de Ciclismo en pista femenino. 

Anouska Koster se fue al suelo en el tramo final de la contrarreloj por equipos femenina. La holandesa iba la última de su equipo cuando trazaban una rotonda por el circuito urbano, cuando de manera inexplicable comenzó a escorarse hacia la derecha e impactó violentamente con las vallas que delimitaban el circuito.

Koster se fue al suelo, e intentó levantarse para reemprender la marcha. Sin éxito: la holandesa, visiblemente mareada, cayó de bruces y desistió, auxiliada por los médicos de su equipo. 

La impactante caída y la reacción de la holandesa ha avivado las críticas contra la UCI por celebrar una prueba de ciclismo de altísimo nivel en pleno desierto y con temperaturas cercanas a los 40 grados, como las que tuvieron los ciclistas este domingo.

A continuación